El Gobierno brasileño niega que existan campos sandinistas en su territorio

Las autoridades brasileñas convocaron el martes, por segunda vez en pocos días, al encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Brasilia para que explicara las afirmaciones del presidente norteamericano, Ronald Reagan, y del secretario de Estado, George Shultz, acerca de la supuesta presencia de bases sandinistas -o de guerrilleros entrenados por los sandinistas- en Brasil.Con anterioridad, la presidencia de la República de Brasil, la Policía Federal, el Servicio Nacional de Informaciones (órgano de espionaje del Estado) y el Ministerio del Interior habían rechazado con énfasis, en vanos comunicados oficiales casi simultáneos, la Veracidad de tales declaraciones.

Sin embargo, Luis Rocha, gobernador del Estado de Maranhao, situado en el norte de Brasil, afirmó el mismó martes que se habían encontrado "armas, botas militares e insignias con el símbolo del Frente Sandinista de Liberación Nacional". En relación a las botas y a las insignias, el gobernador afirmó que habían sido llevadas a Brasil por curas que estuvieron en Nicaragua y que habían sido distribuidas entre los campesinos. En cuanto a las armas, primero se dijo que eran "modernas" y luego se supo que eran escopetas del calibre 12. El gobernador reconoció no tener pruebas de que hubieran venido de Nicaragua. "Si tuviese pruebas, denunciaría el crimen", dijo, y agregó que había puesto el hecho en conocimiento del presidente, José Sarney. La respuesta presidencial ha sido otro mentís.

Armamento aprehendido

Las autoridades brasileñas tratan asimismo de solucionar el caso del remolcador Nobistor, de bandera panameña, cuyos 18 tripulantes están encarcelados desde la noche del lunes, tras ser aprehendida en Río de Janeiro su carga: seis toneladas de armas, municiones y equipos militares. Los tripulantes son 10 argentinos y ocho norteamericanos. Entre estos últimos hay varios veteranos de la guerra del Vietnam, que se declararon "mercenarios" y. dijeron que el barco, que salió de Buenos Aires, se dirigía a la república africana de Ghana.La Policía Federal brasileña afirmó que la tripulación del barco fue detenida en 1 una acción rutinaria. Según una primera versión, los 18 tripulantes estaban en un bar de la zona portuaria cuando la policía les pidió la documentación. Los extranjeros dijeron que habían dejado sus pasaportes en el Nobistor. A bordo del barco, la policía abrió un contenedor y encontró granadas, uniformes, balsas inflables, ametralladoras, fusiles, pistolas y mucha munición. El martes, sin embargo, las autoridades de Ghana afirmaron que la detención se debió a una petición suya, y el Gobierno argentino, señaló que el embarque de las armas en Buenos Aires fue "una operación legal y normal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de marzo de 1986.

Lo más visto en...

Top 50