Francisco Rico y Gregorio Salvador disputan un sillón de la Academia

Francisco Rico, director del Centro de las Letras del Ministerio de Cultura y catedrático de Literaturas Hispánicas Medievales en la universidad Autónoma de Barcelona, y Gregorio Salvador, catedrático de Lengua española, se disputan una plaza de nueva creación en la Real Academia. Española, que será votada hoy.Éste no es el único sillón vacante, y, según informa Efe, los académicos mantienen conversaciones para proponer el ingreso en la corporación del dramaturgo y escenógrafo Francisco Nieva, aunque aún no se ha hecho la propuesta oficialmente. La presentación estaría respaldada por Fernando Lázaro Carreter, Elena Quiroga y José López Rubio. Francisco Nieva ya fue propuesto a la Acadernia en enero de 1982, elección en la que resultó ganador unode sus padrinos, José López Rubio.

Francisco Rico, de 43 años, ha sido propuesto por Rafael Lapesa Fernando Lázaro-Carreter y Gonzalo Torrente Ballester. Rico es autor de diversas obras de historia literaria, como La novela picaresca, y el punto de vista, El pequeño mundo del hombre, Alfonso X y la General Historia o Primera cuarentena y tratado general de literatura. Dirigió la antología crítica Historia y crítica de la literatura española. "Ya en ocasiones anteriores me habían ofrecido presentarme a académico, pero no me interesó", dice Francisco Rico, que ocupa la dirección del Centro de las Letras desde mayo pasado. "Es importante que entren en la Academia nuevas generaciones, pero, en fin, lo primero es entrar y luego intentar cambiar las cosas".

La candidatura de Gregorio Salvador es presentada por Manuel Alvar, Miguel Delibes y Manuel Seco. Catedrático de Lengua Española en la universidad. Complutense de Madrid, Salvador es granadino, tiene 59 años y es experto en dialectología, lexicología y semántica. Anteriormente desempeñó el cargo de decano de la facultad de Filosofía y Letras de la universidad de La Laguna (Tenerife). En la votación de hoy tendrá a su favor la circunstancia de que la Real Academia no cuenta con lexicólogos tras el fallecimiento de Antonio Tovar. "La Academia", dijo Salvador a Efe, "se fundó para hacer un diccionario, yactualmente se viene insistiendo en que éste necesita una revisión urgente".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS