Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un presunto cómplice de la estafa de 102 millones a la caja de ahorros zaragozana

Inspectores de la Brigada Central de Policía Judicial han detenido en Madrid al ciudadano norteamericano John Vick Johnson, de 44 años de edad, como presunto cómplice de la estafa de 102.500.000 pesetas a la Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja (CAZAR). La policía continúa las pesquisas de esta estafa, por la que ya se detuvo a Epifanio Jorge Calvo Tierno, presunto cerebro de la banda, y no se descartan nuevas detenciones en breve.

John Vick, nacido en 1941 y natural de Milwauke, estado de Wisconsin (EE UU), ha sido acusado de encubrimiento y complicidad en la operación de estafa. La policía considera que el presunto delincuente actuó como vigilante de los correos que recogieron el talón de 102 millones en la CAZAR y posteriormente lo cobraron en el Banco de España.

La Brigada Regional de Policía Judicial, dependiente de la Jefatura Superior de Policía de Zaragoza, ha esclarecido que John Vick se trasladó en el automóvil de Epifanio Calvo desde Madrid a Zaragoza y que pernoctó durante tres noches en esta última ciudad, antes del día 15 de noviembre, fecha en la que se realizó la citada estafa. Asimismo, estos efectivos del Cuerpo Superior de Policía de Zaragoza comprobaron que existieron comunicaciones telefónicas entre John Vick y el supuesto cerebro de la banda, Epifanio Calvo Tierno.

La estafa se produjo mediante unos correos, y en el talón se falsificaron las firmas del alcalde, el interventor y el depositario del Ayuntamiento de Zaragoza.

Estafadores de 'guante blanco'

La envergadura de la estafa y las falsificaciones realizadas permitieron a la policía presuponer que la misma era obra de una banda profesional de estafadores de guante blanco que actúa a nivel nacional.Epifanio Calvo, de 34 años, natural y vecino de Madrid, fue detenido el pasado día 7 en Seo de Urgel (Lérida) e ingresado posteriormente en prisión. John Vick se encuentra actualmente a disposición judicial, acusado de los cargos citados.

La policía no descarta nuevas detenciones debido a que en la estafa se debió utilizar una serie de colaboradores, entre ellos los correos.

A su vez, la policía continúa sus pesquisas de cara a la localización del dinero estafado, que no ha sido, de momento, recuperado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de febrero de 1986