Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'El loco de la colina' arrasa en la audiencia de la radio nocturna argentina

La emisión por Radio Nacional de Buenos Aires del programa El loco de la colina, que conduce Jesús Quintero, iniciada hace ya dos meses y que arrasa en la programación nocturna de la radio argentina, ha provocado la oposición de un minoritario sector de oyentes, exasperados por las características tan particulares del programa. Las quejas salieron a la luz en el correo de lectores de los dos diarios más antiguos del país, La Prensa y La Nación, que representan a los sectores conservadores.

En una de esas cartas, un oyente argumentaba además que el coste del programa por el término del contrato era de 100.000 dólares. Jorge Neder, director de Radio Nacional -emisora que obtuvo el año pasado el Premio España de radiodifusión- aclaró que "la difusión de los programas grabados por Jesús Quintero no le cuesta nada a la radio, puesto que se trata de un convenio de intercambio que firmamos con la cadena SER. Yo lo llamaría casi una gentileza de esa cadena, porque El loco de la colina resulta un programa de indudable calidad y valor".El éxito de Jesús Quintero ha sido inmediato, a pesar de que el programa comenzó a transmitirse sin anuncios previos ni promoción alguna por la escasez de recursos. La radio carece de anunciantes y tiene históricamente muy poca audiencia. El loco de la colina fue motivo de interés para la Prensa y los escasos oyentes iniciales lo recomendaron de forma personal.

Una entrevista realizada con el escritor argentino Ernesto Sábato y Matilde, su mujer, fue reproducia luego de forma textual por el diario La Razón, de orientación progresista, citando las fuentes. En ese mismo periódico se publicaron notas de análisis del programa en su sección de Opinión. Sin alcanzar los niveles de audiencia que las radios privadas argentinas logran por la mañana, El loco de la colina se ha convertido en el programa nocturno más escuchado. Se transmite de doce de la noche a 1.30 de la madrugada, de martes a sábado, por los canales de onda media y frecuencia modulada. La emisión ha sufrido varias interrupciones, por la demora en la recepción de las cintas grabadas, y en esos casos se repitieron algunos programas.

El estilo tan personal de Jesús Quintero, la excelente producción periodística y el cuidado de todos los detalles en cada una de sus entrevistas son razones que diferencian a su programa de los que se oyen habitualmente en Argentina. Pero es la libertad de contenido, la audacia del mensaje y la apertura mental que sugiere lo que realmente ha despertado la adhesión mayoritaria entre los jóvenes y las reacciones exasperadas de los antiguos oyentes, que reclaman "el regreso a la música clásica".

Hasta la asunción del Gobierno democrático, Radio Nacional de Argentina era la de menor interés dentro de las radios del Estado. Sus 40 emisoras en todo el país se habían convertido en filiales que repetían la música clásica que se pasaba en Buenos Aires y las informaciones oficiales.

La nueva gestión logró que cada una funcionara de forma independiente y tomara contacto con su zona de influencia. Por otra parte, se recuperaron los equipos inutilizados para poder transmitir desde cada lugar los festivales nacionales de folclor y las fiestas populares. A través de esta experiencia casi anecdótica con El loco de la colina puede advertirse la raíz efitista y autoritaria de un sector de la sociedad en Buenos Aires.

El director de Radio Nacional se ha comprometido a mantener la programación y a cumplir con su plan de "sacar la radio a la calle" ampliando al mismo tiempo los de música clásica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de febrero de 1986