Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA TRAGEDIA DEL 'CHALLENGER'

Dificultades objetivas impedirán mantener el programa previsto para 1986

AFP, Diversas dificultades objetivas, como el disponer ahora tan sólo de tres naves, impedirán a la NASA, agencia espacial norteamericana, mantener el programa de vuelos del transbordador, por lo que no podrá atenerse al ambicioso objetivo de realizar 15 vuelos en 1986, seis más que el año pasado.

La destrucción del Challenger, valorado en 1.200 millones de dólares (180.000 millones de pesetas), provocará la anulación de varias misiones con las que contaban muchos de sus clientes norteamericanos y extranjeros, tanto para la colocación en órbita de satélites como para utilizar el laboratorio en experimentos, con el subsiguiente perjuicio económico.

A más largo plazo, el drama de ayer va a entorpecer sin duda las siguientes etapas de la aventura espacial norteamericana. La estación orbital permamente, prevista para los primeros años de la próxima década, así como las bases lunares que debían ser instaladas a principios del siglo XXI, eran proyectos estrechamente ligados al camión del espacio, y a su capacidad para poner en órbita cargas voluminosas.

Para mayo de este año la NASA tenía también previsto lanzar al espacio dos sondas automáticas llamadas Galileo y Ulises con destino al planeta Júpiter.

La destrucción del Challenger llega en un momento especialmente delicado para la agencia espacial norteamericana, pocos días antes de la presentación al Congreso de su presupuesto para el año fiscal 1987. El presupuesto para el año fiscal 1986, que comenzó el pasado mes de octubre, ascendía a 7.700 millones de dólares (más de un billón de pesetas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de enero de 1986