Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia de Juan Pedro Guzmán, dispuesta a negociar con ETAm su liberación

La familia del industrial vizcaíno y directivo del Athlétic de Bilbao Juan Pedro Guzmán, secuestrado el pasado día 30, manifestó ayer su disposición a "entrar en conversaciones con la organización autora del secuestro, ETA Militar". El secuestro ha suscitado una amplia respuesta solidaria en los medios del fútbol vasco, y especialmente en las estructuras del fútbol de base vizcaíno. Cientos de telegramas de directivas y equipos de fútbol se acumulan estos días en la sede del Athlétic, mientras surgen iniciativas de recogida de firmas entre los socios y aficionados.

Es la primera vez que ETA secuestra a una persona ligada estrechamente al deporte y, a juzgar por las repercusiones de esta acción, se diría que desconocían la personalidad social del secuestrado, "el más deportista y el menos empresario de la familia Guzmán". La condena pública de un hombre como José Ángel Iríbar, a quien se suponía cercano a Herri Batasuna, y la denuncia en bloque de los primeros equipos del Athlétic de Bilbao y de la Real Sociedad, tienen probablemente, para ETA Militar, una efecto más negativo que todos los comunicados de las fuerzas democráticas vascas, a los que ignora sistemáticamente.El portavoz de la familia y del Athlétic, José María Arrate, manifestó ayer tarde que los familiares están dispuestos a entablar conversaciones con ETA Militar y que de momento prefieren que se aplacen las movilizaciones. "La reivindicación de ETA Militar", subrayó, "ha despejado una incógnita, pero quedan todavía otras dos: conocer el estado de salud de Juan Pedro y establecer canales de diálogo". De sus palabras se deduce que la familia Guzmán espera que ETA Militar envíe ahora una prueba de que el secuestrado se encuentra bien y en su poder.

José María Arrate indicó que la familia no utilizará los servicios de las personas que se han ofrecido para actuar de intermediarios y esperará a que sea ETA Militar la que se ponga en contacto con ella. El portavoz explicó que "la avalancha de muestras de solidaridad que estamos recibiendo son consecuencia de la personalidad misma del secuestrado, de su trayectoria como deportista, de su labor desde la presidencia del club Galea Deportivo y de su trabajo en la comisión del Athlétic de Bilbao dedicada a la organización del fútbol de base. Son estos equipos modestos y estas directivas, sobre todo", dijo, "los que se están volcando, como lo hizo el primer equipo del Athlétic en el comunicado que posteriormente asumió la Real Sociedad. Ellos, los jugadores", indicó José María Arrate, "han actuado espontáneamente, y ahora la familia pide a todos que se mantengan a la espera porque somos conscientes de que en los próximos días tienen que producirse hechos nuevos".

Ataque al deporte

En el comunicado suscrito por los jugadores de la Real y del Bilbao se señala que el secuestro de Juan Pedro Guzmán constituye un ataque al Athlétic y al entorno deportivo de Vizcaya y que sus autores son individuos "cuya razón para vivir parece ser la violencia y la extorsión. La intolerancia y el dogmatismo de unos pocos", se afirma en el comunicado, "ha irrumpido en un nuevo ámbito de convivencia. Antes de ahora, el trabajo, la calle, el hogar... Ahora, el espacio festivo del deporte. Como queriendo acabar con todos los ámbitos de encuentro y convivencia de los hombres de este pueblo. Y decimos: ¡basta!".La práctica totalidad de los equipos de la Primera División han enviado telegramas de solidaridad a la familia del secuestrado, que continúa recibiendo, igualmente, el testimonio directo de los representantes políticos vascos. Ayer, los dirigentes de la Coalición Popular del País Vasco, Julen Guimón y Jaime Mayor Oreja, y el diputado general de Vizcaya, José María Makua, visitaron a la esposa del secuestrado, Soledad Azketa. Una delegación de los jugadores de la Real había anunciado su visita para la tarde de ayer.

El secuestrado, natural de Bilbao, tiene 43 años, se licenció en Ciencias Económicas en la universidad de Sarriko y preside, desde febrero de 1984, la empresa Naviera Galea, que cuenta con un capital social de 410 millones de pesetas y dispone de dos buques, el Galea, de 35.000 toneladas, y el Ereaga, de 61.000. Esta empresa, que suma una plantilla de 97 empleados, incluido el personal de mar, atraviesa por las dificultades propias de un sector en crisis, según ha manifestado su gerente, Pedro Rengel. Además de Naviera Galea, Juan Pedro Guzmán preside la empresa de material electrónico Medex, SA, ubicada en Derio y dedicada a la fabricación de interruptores automáticos de media tensión.

Ramón Jáuregui, delegado del Gobierno central en el País Vasco, ha indicado, por su parte, que sólo en los últimos tres años se han producido cerca de 400 acciones terroristas de distintas características contra intereses empresariales, y entre ellas, 12 asesinatos y siete secuestros. Ramón Jáuregui cifró en unos 600 millones de pesetas la cantidad extorsionada en este tiempo por ETA Militar y dijo que los daños materiales directos producidos a las empresas y a sus propietarios por acciones terroristas durante los últimos tres años se sitúan cerca de los 4.500 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de enero de 1986

Más información

  • El secuestro provoca un movimiento de solidaridad en el fútbol vasco