Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel, Francia, Polonia y la URSS negocian un 'puente aéreo' con Tel Aviv para la emigración masiva de judíos soviéticos

Varios miles de judíos soviéticos trasladarán pronto su residencia a Israel en virtud de un acuerdo secreto negociado durante los últimos meses entre la Unión Soviética, Francia, Polonia e Israel, según publicó ayer el semanario norteamericano Time. El plan prevé el establecimiento de un puente aéreo desde Polonia a Tel Aviv utilizando aviones de Francia.

Según la revista Time, Edgar Bronfman, presidente del Congreso Mundial Judío, con sede en Nueva York, ha sido el principal intermediario en la negociación, que se inició en septiembre pasado, aunque la idea del puente aéreo ha sido del primer ministro israelí, Simón Peres. La Unión Soviética e Israel no mantienen relaciones diplomáticas desde la guerra de los seis días en 1967.

El Gobierno francés ultimó los detalles del plan hace tres semanas durante la visita sorpresa que realizó a París el jefe del Estado polaco, general Wojciech Jaruzelski. El éxodo masivo no comenzará probablemente hasta después del congreso del Partido Comunista de la URSS, a finales de febrero. Moscú ha autorizado supuesta mente el envío de judíos a Polonia con la promesa de que desde allí viajarían a Israel. Hasta ahora una de las quejas soviéticas respecto de la emigración judía era que la mayoría deseaba viajar directamente a EE UU

Doble promesa israelí

Según fuentes norteamericanas que han seguido de cerca las negociaciones, el mensaje de Peres que Bronfrnan llevó a Moscú en septiembre contiene una doble promesa: "Si Moscú está dispuesto a dejar salir a un número significativo de judíos y reconocer diplomáticamente al Estado de Israel, TelAviv aceptaría que en el futuro la URSS desarrollara un papel importante en las negociaciones de paz de Oriente Próximo".Otras fuentes añaden a esta promesa otra: "Si los soviéticos llevan a Siria a la mesa de negociaciones, los israelíes estarían dispuestos a devolver parte de las alturas de Golán a Siria".

A finales de octubre, el primer ministro israelí se entrevistó en París con el presidente François Mitterrand, y declaró que había propuesto un plan para sacar a los judíos soviéticos de la URS S y que Francia había aceptado facilitar los aviones. Hace tres semanas Polonia entró en el plan. Jaruzelski, viajó a París por sorpresa y se entrevistó con Mitterrand. La visita levantó las críticas de amplios sectores políticos en Francia, incluidas las del primer ministro, Laurent Fabius.

Aunque nada se dijo de las conversaciones entre Jaruzelski y Mitterrand, la cuestión del puente aéreo fue objeto de discusión. Posteriormente se mencionaron Hungría y Rumania como posibles puntos de tranferencia, pero después de una visita de Bronfman a Varsovia hace dos semanas, fuentes próximas a éste dijeron que trató el tema de la emigración judía con Jaruzelski.

Bajo presiones de la comunidad judía internacional y del Estado de Israel, las autoridades norteamericanas llevan insistiendo desde hace años para que Moscú permita la salida de sus ciudadanos judíos que quieran emigrar a otro país. De 51.300 judíos emigrados en 1979 se ha pasado a sólo 1.200 este año.

Según la revista norteamericana, cualquiera, que sea el estado de estas negociaciones, lo que está claro es que las promesas hechas por Washington resultan ventajosas tanto para la Unión Soviética como para Polonia. Para la primera supondría probablemente un aumento del comercio con Estados Unidos, que se encuentra en este momento limitado por la cláusula parlamentaria Jackson-Vanic, que vincula el aumento del comercio a la mejora en la práctica de los derechos humanos por parte de Moscú, en especial la referida a la emigración judía.

Por lo que respecta a Polonia, y precisamente por su papel mediador, Jaruzelski puede beneficiarse también en temas comerciales y mejorar su mala imagen en el tema de los derechos humanos. Según Bronfman, durante su visita a Polonia Jaruzelski le prometió pagar las pensiones de los judíos polacos residentes en Israel y devolver a sus antiguos dueños los monumentos judíos existentes en Polonia.

(C) Time Inc., 1985

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de diciembre de 1985