Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La organización colegial catalana acata la normativa

El Consejo General de Colegios Médicos de Cataluña ha acordado cumplir todos los trámites legales previstos en la ley de Incompatibilidades, con lo que los cuatro colegios catalanes se desmarcan totalmente de la campaña emprendida por la Organización Médica Colegial para que los facultativos no revelen los datos de sus actuales empleos. La decisión de los colegios de médicos catalanes fue adoptada el pasado jueves, en una junta del Consejo General.El presidente del consejo, doctor Ramón Trias i Rubies, declinó ayer opinar acerca de la convocatoria de la Organización Médica Colegial: "Nosotros no queremos pronunciarnos sobre lo que hagan los demás. Creemos que nuestra postura es mejor. Nosotros hemos acordado cumplir la normativa sobre incompatibilídades regulada por la Generalitaty entregar la declaración que se nos exige".

La ley de Incompatibilidades se concretó en Cataluña mediante un decreto de la Generalitat publicado el pasado día 4 de diciembre en el Diari Oficial de la Generalitat. Dicho decreto no difiere, en lo sustancial, de la normativa fijada por el Gobierno central para los facultativos del resto de España. La actual composición del Consejo General de Colegios Médicos de Cataluña es afín a la coalición Convergéncia i Unió, que gobierna la Generalítat. No es ésta la primera ocasión en que los colegios médicos catalanes dejan de secundar campañas emprendidas por al Organización Médica Colegial.

El ejemplo más reciente, y seguramente el más significativo, se ha producido con motivo de la aplicación de la ley de despenalización parcial del aborto. Los colegios catalanes se desmarcaron claramente de las campañas emprendidas por los detractores de la ley en el resto de España. El hecho de que los colegios no seéunden las campañas no implica, sin embargo, que estén de acuerdo con el contenido de las leyes mencionadas.

Sobre la ley de Incompatibilidades, Ramón Trias declaró: 'La normativa publicada no es, en absoluto, de nuestro agrado. Nosotros somos lógicamente partidarios de un sólo puesto de trabajo por cada médico, pero adecuadamente remunerado; Para ello, hubiera sido preciso definir previamente cuál debe ser la remuneración adecuada y realizar las reformas precisas para poderla aplicar. Sólo después de estas medidas se estaría en condiciones de aplicar la filosofía de un sólo puesto de trabajo por cada médico".

"Como no se ha hecho esto", continuó el doctor Trias, "lo que sucede es que un número importante de colegiado s se ven privados de unos empleos que ganaron por oposición y que han desempeñado en muchos casos durante años. Se aplica, en realidad, una ley retroactiva que no mejora sus condiciones de trabajo y les disminuye, en cambio, enormemente sus ingresos".

Los colegios de médicos catalanes intentaron que la Generalitat dictara una normativa mucho más permisiva con los pluriempicos consolidados que la del resto de España. El borrador inicial del Departamento de Sanidad y Seguridad Social establecía la posibilidad de compatibilizar dos empleos de jornada parcial en el sector público y definía como jornada parcial la de hasta 37,5 horas semanales. La reacción suscitada por este borrador, calificado de "escandaloso" por diversas entidades médicas y sociales, obligó a la Generalitat a modificar el redactado inicial y fijar la jornada parcial en 30 horas semanales, como en el resto de España.

El consejo acordó además enviar a todos los colegiados una circular, que ya ha comenzado a ser distribuida, en la que se ofrece a todos los interesados los servicios de una asesoría jurídica expresamente creada para esta ocasión. Este servicio asesorará a los colegiados sobre cómo deben realizarse los trámites legales de la declaración y qué datos deben aportar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de diciembre de 1985