Intensa búsqueda en Guipúzcoa de un hombre que huyó de la Guardia Civil esposado

La ausencia de noticias de Mikel Zabaltza, que huyó de la Guardia Civil, esposado -según las versiones oficiales- el pasado martes, cuando se disponía a reconocer un hipotético zulo, en Endarlaza, ha alertado a los familiares y amigos del detenido. De hecho, la incertidumbre ha provocado que los compañeros del presunto fugado estén realizando rastreos por la zona donde desapareció a fin de lograr alguna pista que les conduzca a su paradero. El gobernador civil de Guipúzcoa y coordinador de la lucha antiterrorista en el País Vasco, Julen Elgorriaga, que no oculta su preocupación, manifestó a este periódico que "los jueces han estado al corriente de este suceso desde el primer momento".Mikel Zabaltza fue detenido durante la madrugada del martes, en San Sebastián, horas después de que se hubieran cometido los dos atentados perpetrados contra la Armada y la Guardia Civil, que arrojaron un resultado de tres muertos, cuando se encontraba en compañía de su primo, Manuel Bizcai Zabaltza. En esa operación fueron detenidas cinco personas más, de las que tres están actualmente en libertad sin cargos. Según las versiones ofrecidas por la Guardia Civil a sus superiores, el detenido huyó esposado, el pasado martes, cuando tres números del cuerpo le condujeron a la zona de Endarlaza (que limita con Francia) en donde, al parecer, Zabaltza había confesado la existencia de un arsenal de armas (zulo).

Al cabo de dos días, los familiares y los vecinos de Mikel Zabaltza manifestaban su temor ante el desconocimiento que tenían del paradero del supuesto fugado. Así, mientras sus compañeros iniciaban un rastreo por la zona en donde dijeron que había escapado, la hermana de Mikel Zabaltza se personaba ante el Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián a fin de que se instruyeran las diligencias pertinentes.

Por su parte el gobernador civil de Guipúzcoa, Julen Elgorriaga, reconoció ayer a este periódico que los guardias civiles que habían presenciado la fuga habían acudido a prestar declaración ante el juez instructor del Juzgado Central número 5 de la Audiencia Nacional, que les había convocado para interesarse por lo ocurrido. Elgorriaga, que no descarta ninguna hipótesis sobre los hechos, reconoce que la versión ofrecida sobre la fuga parece una historia rocambolesca.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS