Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Los estudios sobre el futuro no pueden ser deterministas", según Eleonora Masini

Eleonora Masini preside desde hace seis años la Federación Mundial de Estudios del Futuro. Se inició en el terreno de la investigación como socióloga. "Pero comprendí que los instrumentos de la sociología no dan una explicación de los cambios sociales", afirma. Fue entonces cuando comenzó a trabajar en el tema del futuro.

La profesora italiana imparte clases en la Universidad Pontificia de Roma y es presidente del Comité de Investigación sobre el Futuro de la Asociación Internacional de Sociología. Asiste en Barcelona a un seminario sobre La prospectiva en la enseñanza, organizado por el Centro Catalán de Prospectiva y la Generalitat. En Europa existen unas 30 instituciones que estudian el futuro.Pregunta. ¿Ha sufrido en su tarea investigadora presiones desde el poder, desde los Gobiernos?

Respuesta. El campo de la previsión está altamente influenciado por valores e ideologías diferentes, no es un sector objetivo de la ciencia. Cuando pensamos en el futuro pensamos en lo que nosotros esperamos o tememos. Los Gobiernos, en ocasiones, han intentado influir. Tenemos ejemplos muy dramáticos en el pasado, como la utilización de algunos estudios como forma de presión en Estados Unidos en los años sesenta. Como estudiosos del futuro, como federación, aunque tenemos poco dinero, no dependemos del poder, y ello nos permite hablar del futuro de todos, que debe estar fundamentado sobre la elección democrática participativa de todos. No podemos hablar de presiones particulares, con casos concretos, sobre estos estudios, a excepción del ejemplo antes citado en Estados Unidos. Pero es un hecho que estos estudios pueden ser manipulados y utilizados.

P. Dentro de la investigación sobre el futuro, ¿cuál es la rama más estudiada?

R. El sector de la tecnología. Las nuevas tecnologías y la biotecnología, la tecnología aplicada al trabajo, a la investigación. Pero tenemos otros grupos, al mismo tiempo, que estudian problemas ambientales, el crecimiento de la población, la agricultura; entre los estudiosos de estos temas figuran los del Club de Roma.

P. ¿Han recibido acusaciones de estar haciendo determinismo con el futuro?

R. Sí. Esto es un gran peligro en nuestros estudios. Los estudios de futuro pueden parecer deterministas. Nosotros, como federación, y yo personalmente, somos contrarios a esto. Los estudios sobre el futuro, si son deterministas, son otra cosa. Esta investigación debe ser alternativa, posible, probable y ligada a los datos. Un punto necesario a considerar es la elección para construir el futuro, y eso es posible.

El futuro tecnológico

P. ¿Cree que la revolución tecnológica incrementará el control social sobre los individuos?R. Pienso que nuestro futuro será, indudablemente, tecnológico. De nosotros, ciudadanos, estudiosos y políticos, depende que la revolución tecnológica tome una dirección u otra. Según los caminos que tome, habrá una posibilidad de participar en las decisiones. Ello depende de las conciencias de todos nosotros. Yo soy optimista, porque confio en la capacidad del hombre y de la mujer al servicio del futuro, y, por tanto, no veo un futuro negro si se pueden desarrollar todas estas capacidades. Naturalmente, tenemos encima el peligro nuclear, pero si pensamos en un futuro más democrático, hemos de pensar que será también un futuro distinto en términos de distribución de poder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de noviembre de 1985