Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra elogia la juventud y experiencia del nuevo presidente del Consejo de Estado

El ex ministro de Administración Territorial Tomás de la Quadra-Salcedo, de 39 años, tomó ayer posesión de su cargo de presidente del Consejo de Estado. El vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, que presidió el acto, elogió la juventud y la "dilatada experiencia en asuntos jurídicos y de gobierno" de De la Quadra-Salcedo, así como su cualificación como demócrata y defensor de las libertades. El nuevo presidente destacó la importancia del Consejo de Estado y el pluralismo ideológico, "equilibrador y moderador", que existe en su seno.

Tomás de la Quadra-Salcedo entró en el salón de plenos del Consejo de Estado acompañado de Landelino Lavilla y Gregorio Peces-Barba del Brío -dos de los consejeros permanentes considerados candidatos a la presidencia-, quienes le colocaron la toga y el collar, atributos del cargo. En la presidencia del acto, junto a Guerra, figuraba el ministro de Justicia, Fernando Ledesma, y ocupaban también lugares destacados el ministro de la Presidencia y los presidentes del Congreso, Senado y Consejo General del Poder Judicial.Tras jurar su cargo, De la Quadra-Salcedo pronunció un discurso en el que valoró el prestigio de la institución y estimó necesario que el Consejo de Estado abra el ordenamiento jurídico a las exigencias de la sociedad y, más que una aplicación mecanicista, realice "una interpretación del derecho"_dijo,.abierta a los valores y principios constitucionales". Entre otros riesgos de esta posición jurídica, se refirió a la posibilidad de incurrir en "un decisionismo", ajeno a las concepciones colectivas de la sociedad.

De la Quadra-Salcedo aseguró que contra este peligro, "el pluralismo enraizado en el Consejo de Estado le capacita para cumplir su función sin caer en un decisionismo o romanticismo juridico".

Guerra responde a Attard

Cerró el acto Alfonso Guerra, quien resaltó la labor desarrolla da por el Consejo y el desafío que le espera en la adaptación del ordenamiento jurídico a la Constitución y a la legislación de la Comunidad Económica Europea y la consolidación del proceso autonómico. Guerra evocó el acto celebrado tres años antes para dar posesión a Hernández Gil, en sustitución del anterior presidente, Antonio Jiménez Blanco. El recuerdo a Jiménez Blanco, que fue portavoz del Grupo Parlamentario Centrista, significaba una respuesta a la dimisión del. consejero Emilio Attard, que ha acusado al Gobierno socialista de envilecer el Consejo de Estado por la designación de un ex ministro para presidirlo. Al término del acto, mientras que Tomás De la Quadra-Salcedo se negó a entrar en la polémica, Guerra, a preguntas de los informadores, acusó a Attard de "la ignorancia más absoluta".

Tras recordar que él ex diputado centrista Emilio Attard tomó posesión como consejero siendo presidente del Consejo de Estado Jiménez Blanco, dirigente "de su mismo grupo político", Guerra acusó a Attard de desconocer que "una de las condiciones, la primera que se valora para acceder a esta presidencia es la de haber sido ministro". "Hay demasiado gaznápiro", añadió, "que habla sin haberse leido los papeles".

Para ilustrar la opinión, Alfonso Guerra informó que Attard sólo asistió a cinco de los 29 plenos ordinarios celebrados mientras fue consejero y que sólo habló en una ocasión "para defender intereses particulares contra intereses del Estado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de noviembre de 1985

Más información

  • Tomás de la Quadra-Salcedo destaca el pluralismo existente en la institución