Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una misión espacial de la RFA situará un satélite espía sobre Centroamérica

El transbordador espacial norteamericano Challenger pondrá en órbita un satélite espía sobre Centroamérica y la Unión Soviética en el curso de la misión que, financiada íntegramente por la República Federal de Alemania, iniciará el próximo miércoles, con el laboratorio espacial europeo Spacelab a bordo.

El Challenger, alquilado por la RFA, transportará, a solicitud de EEUU, un satélite que se colocará en órbita baja y que forma parte de un nuevo programa de sistemas de reconocimiento y telecomunicación del Departamento de Estado.

La noticia de que esta misión alemana no tenga, como en principio se dijo, fines exclusivamente científicos y pacíficos ha provocado fuertes protestas de la oposición socialdemócrata germanociccidental (SPD), que ha interpelado al Gobierno por permitir esta "perversión" de la primera misión espacial alemana. Según el Ministerio Federal de Investigación, el Gobierno decidió, tras "minuciosos estudios", aceptar la solicitud de la NASA de incluir en el programa el transporte y puesta en órbita del satélite.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de octubre de 1985