Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Familia, concubinato y confusión

El ex ministro de Hacienda don Jaime García Añoveros, durante tres días consecutivos, nos ha deleitado sobre lo que significa combatir el reino de la confusión, quizá aumentándola.Después de una profusa introducción, desciende a los ejemplos concretos diciendo tocar el fondo del problema cuando descubre que dos familias con los mismos ingresos anuales totales tienen la misma capacidad de pago y ahorro, bien provengan sus ingresos de un solo perceptor (el marido, normalmente), bien de los dos cónyuges a partes iguales. En su ejemplo, en el primer caso el marido gana cinco millones, y en el segundo, 2,5 millones cada cónyuge.

Según su ordenador personal, la diferencia de tributación es de 259.000 pesetas a favor de la segunda familia, en que trabajan los dos. Esta teoría no me cuadra a mí con la realidad circundante, en la que los dos cónyuges empleados por cuenta ajena tienen que contratar necesariamente los servicios de una empleada de hogar o guardería para los hijos y labores de casa, cuyo coste supera ampliamente las 259.000 pesetas. Esto sin ponerse a analizar la errónea aplicación de la aritmética en la equiparación del sueldo de una persona con el de dos, que ganan la mitad cada una. Hay muchos costes adicionales en el segundo caso: transportes, comida, elcétera, no deducibles en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF).

Es curioso además observar que el reglamento del IRPF que fue aprobado siendo ministro el señor García Añoveros dice, en su artículo 45, apartado 3b: "Ño serán deducibles los gastos de guardería infantil, aun cuando trabajen ambos cónyuges, y de empleados del hogar".-

.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de octubre de 1985