Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los costes financieros descenderán este año

Los datos de la central de balances muestran que en 1984 siguieron creciendo de forma importante los costes financieros de las empresas, a pesar de que en la segunda mitad del año los tipos de interés de los préstamos y créditos iniciaron una clara baja. El alto coste del dinero durante la primera parte de año hace que en los balances no se registre este, cambio de tendencia en el final del año, al calcularse los costes medios para el conjunto del año.Los gastos financieros de las empresas se situaron en 426.000 millones de pesetas en 1984, mientras que un año antes ascendieron a 360.000 millones de pesetas. La mejora de esta partida en los balances se dejará notar con claridad en el estudio correspondiente a los resultados de 1985. La baja de tipos de interés del segundo semestre de 1984, el estancamiento durante la primera parte de 1985 y la vuelta a la baja, iniciada recientemente, supondrá 6 claro alivio para las empresas españolas.

La amortización anticipada de deuda exterior supondrá mayores cantidades para esta partida en los balances globales de 1985, junto con descensos importantes en el pago de intereses que incluyen las posibles pérdidas por diferencias de cambios.

Los balances de 1985 serán bastante mejores, según las previsiones del Banco de España no sólo por el efecto de la mayor autofinanciación de las empresas y el paralelo descenso del recurso a los capitales ajenos, sino también porque la moderación salarial vigente en los actuales convenios colectivos habrá exigido destinar menor porcentaje de las rentas generadas en la producción a retribuir el trabajo.

Las dudas entre algunos expertos surgen cuando se trata de hacer previsiones sobre la evolución de los balances para el próximo año. Las revisiones salariales, pactadas en el AES, no supondrán pérdida del poder adquisitivo lo que debería tender a estabilizar los costes de las empresas en materia de salarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de octubre de 1985