Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El señor de las máquinas

Kurzweil ha inventado ordenadores capaces de leer, hablar y escribir al dictado

Comenzó su fiel idilio con las máquinas a los doce años, con un programa que realizaba el trabajo de cinco personas en mucho menos tiempo. A mediados de la década de los setenta ideó un ordenador que lee textos de imprenta a los ciegos y ahora acaba de anunciar la próxima comercialización de una máquina de escribir accionada por la voz humana. Desde su profundo conocimiento de los sistemas de inteligencia artificial, Raymond Kurzweil no niega la posibilidad de que algún día las máquinas puedan llegar a controlar al hombre y sustituirlo en la toma de decisiones.

"Podemos hacer previsiones para dentro de ocho años, pero es muy dificil saber lo que ocurrirá dentro de cincuenta años, porque los avances en este campo son muy rápidos", aseguró el experto en sistemas de inteligencia artificial y ex niño prodigio en el transcurso de una conferencia de prensa vía satélite. Raimond Kurzweil respondió desde Boston (Massachusetts) a las preguntas formuladas por periodistas y expertos desde Madrid, Londres, Tokio, La Haya y Bonn, dentro del programa Euronet, organizado por el Servicio Cultural e Informativo de Estados Unidos.Según el inventor norteamericano, la primera tarea necesaria para dotar a las máquinas de inteligencia artificial es lograr que reconozcan las palabras. En segundo lugar deben tener capacidad para reconocer el entorno que las rodea (ver y tocar) y en el último estrato estaría la capacidad de tomar decisiones. "Esto se ha logrado en algunos laboratorios universitarios, donde se ha conseguido crear robots que construyen aparatos tras haber buscado ellos mismos las piezas necesarias".

Kurzweil aseguró que es más fácil desarrollar ordenadores capaces de realizar labores propias de expertos que conseguir dotar a una máquina de sentido común, algo que aparentemente es muy sencillo y, sin embargo, requiere, en cada una de sus manifestaciones, gran cantidad de información. "La inteligencia artificial consiste en que una máquina haga cosas que, cuando las realizan los humanos, requieren inteligencia", dijo el experto norteamericano, y añadió que "esto lo conseguiremos probablemente el próximo siglo".

"Para que sea posible la inteligencia artificial se necesita un ordenador varios miles de veces más rápido que los más veloces que existen actualmente. Pero, en lugar de intentar que hagan las operaciones más rápidamente, hay que lograr que un ordenador resuelva miles de computaciones a la vez".

Kurzweil asegura que "la inteligencia artificial está siempre en el límite de lo que podemos lograr los seres humanos". Basa su aseveración en que "cuando logramos comprender el funcionamiento de cualquier proceso ya nos parece menos inteligente.

Una máquina que escribe al dictado

Kurzweil trabaja en aplicaciones prácticas de la tecnología de reconocimiento de pautas y ha creado varias empresas para comercializar sus desarrollos. Uno de sus mayores éxitos profesionales es la creación de la primera máquina lectora para ciegos. Es capaz de leer documentos impresos con cualquier tipo de letra, y en seis idiomas diferentes, haciendo un recorrido por el texto, y traducir los a un habla sintética. Actualmente se están utilizando 600 de estos aparatos.El último invento desarrollado por Kurzweil es una máquina de escribir al dictado que, según anunció, será comercializada el año próximo. Este procesador de voz ya está siendo probado actualmente en diferentes lugares. Entiende un inglés elemental, de 10.000 palabras, y sólo comete un 3%. de errores, fácilmente corregibles apretando una tecla. "Queremos que llegue a dominar 15.000 palabras.

Este vocabulario lo irá adquiriendo de forma progresiva en esta fase de prueba. La segunda vez que oye una nueva palabra la incorpora definitivamente. Cuando llegue a 15.000 comenzará a eliminar las que no se han utilizado anteriormente. El precio de un sistema para 10 usuarios oscila entre 25.000 y,35.000 dólares (entre cuatro y seis millones de pesetas). Kurzweil asegura que en un año podría estar adaptada para entender un nuevo idioma.

Los prototipos que existían hasta ahora presentaban el inconveniente de dominar un vocabulario reducido. y responder a la voz de un único usuario para el que debían ser entrenados específicamente. La máquina de Kurzweil responde a cualquier voz, a un ritmo de 150 palabras por minuto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de septiembre de 1985