Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Arrabal se dedica temporalmente a la pintura

La primera exposición del novelista se abre en París

Arrabal, peintre, dice escuetamente el catálogo de la galería Jean Briance, de París, al presentar la primera exposición del escritor español Fernando Arrabal. Hasta ahora, la fructífera obra de Arrabal se había limitado a las diversas áreas de la literatura, al teatro y al cine. El autor, de 53 años, ha decidido dedicarse temporalmente a la pintura, y tiene ya dos exhibiciones programadas. La primera, en la que se presentan dos series tituladas Historias universales, Amores imposibles, se inaugura hoy. El 9 de octubre inaugura una segunda exposición con 45 retratos, además de un número similar de cajas de puros decoradas.

El propio Fernando Arrabal afirma que se sintió animado a pintar al ver que sus óleos y acrílicos, pintados desde el verano pasado en su casa de campo, gustaban a los campesinos."Los cuadros de la serie Amores imposibles representan idilios entre bichos fabulosos y animales en paisajes filosóficos. A propósito de bichos, aparece también en estos días en Editorial Destino mi último libro, titulado Mis humildes paraísos, un libro sobre insectos, basado en mi amor por los insectos", comenta el escritor.

"Mi pasión por la pintura es' muy antigua. Soy hijo y nieto de pintores; mi padre, Fernando Arrabal, era pintor, y mi abuelo, Ángel Arrabal, también lo era. Desde que me relacioné con los superrealistas, entre los cuales había muchos pintores, sentí la tentación de pintar. Entonces publicó André Breton algunos de mis dibujos en una revista. Hasta ahora no había hecho ninguna exposición".

Fernando Arrabal dio los primeros pasos en su antigua afición por la pintura ayudado por un ordenador. "Intenté ayudarme con un ordenador para hacer la. selección de colores, pero la computadora es muy bruta y no me sirvió demasidado. La principal herramienta es la imaginación, y la imaginación no es otra cosa que la mezcla de los recuerdos. La segunda serie que presento, Amores imposibles, la hice ya sin ordenador".

Un escritor de imágenes

"¿Por qué pinto? Pinto como escribo y porque no soy Gary Cooper. La crítica siempre ha dicho que soy un escritor de imágenes. Siempre me ha atraído la figura y el contar historias". "Pienso", añade Arrabal, "que este es el momento de la pintura para mí, de una pintura realista pero mágica, onírica, hasta el límite de la pesadilla. Además, tanto en la novela como en la filosofía contemporáneas hay como un retorno al realismo, a contar historias".

El 9 de octubre Fernando Arrabal inaugura otra exposición en la que presenta dos tipos de obra, 45 retratos y 45 cajas de puros habanos pintadas y con inscripciones. Usa algo de collage en ellas además de gouaches y tinta china. "Los retratos, que son lo último que he hecho, son de artistas famosos: Picasso, Dalí, Darwin, Góngora y otros amigos y ¿enemigos? No tengo muchos enemigos ni aquí en Francia ni en España".

También saldrá próximamente una nueva novela de Fernando Arrabal. Se trata de La piedra iluminada. En breve se dará a conocer otra obra de teatro, que hace el número 16 de su producción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de septiembre de 1985