Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

300.000 reclutas serán sometidos a las pruebas del SIDA en EE UU

Washington,

Todos los nuevos reclutas y personal aspirante a ingresar en las fuerzas armadas norteamericanas deberán someterse a una prueba sobre el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) a partir del 1 de octubre, y serán rechazados si los análisis demuestran que estuvieron expuestos al virus. El número de reclutas afectados por la medida es de 300.000.Un portavoz del Pentágono, al anunciar ayer las nuevas disposiciones, dijo que aún no se ha decidido si los 2,1 millones de hombres y mujeres que integran ya las fuerzas militares de EE UU también deberán someterse al análisis, aunque se está estudiando tal eventualidad.

La prueba no revela si una persona ha contraído el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, tan sólo muestra los anticuerpos desarrollados por un individuo expuesto al virus que ha costado la vida a más de la mitad de las 12.000 personas que lo contrajeron en Estados Unidos. Grupos homosexuales -que con los drogadictos y hemofílicos constituyen la abrumadora mayoría de las víctimas del SIDA- denunciaron de inmediato la orden del Pentágono.

La aplicación sistemática del análisis "no puede justificarse con razones médicas ni militares", dijo Nancy Langer, portavoz de Lambda, importante grupo defensor de los derechos de los homosexuales. Hay cada vez más indicios de que el SIDA se está propagando por la población en general.

William Mayer, secretario adjunto de Defensa para Asuntos de Sanidad, dijo que la aplicación de la prueba a los aproximadamente 300.000 reclutas que cada año postulan para ingresar en las fuerzas armadas costará alrededor de un millón de dólares anuales. También se aplicará a los que procedan de academias militares o grupos de oficiales de reserva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de septiembre de 1985

Más información

  • SANIDAD