Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alberto de Armas: "Hay que asumir la realidad que el representa"

Alberto de Armas, médico tinerfeño, senador socialista y se cretario general de su partido en Canarias, se propuso en 1979 hacer todo lo posible para que su antiguo compañero de correrías isleñas, líder independentista luego y personaje conocido entre los de su genera ción por su aire extravertido, afectuoso, "todo lo contrario a un hombre frío y calculador", regresara a las islas. De Armas creía entonces -y lo mantiene ahora- "que un sistema democrático tiene que asumir las distintas opciones políticas", lo que convierte en absurdo el exilio permanente de un personaje como Antonio Cubillo. El senador socialista visitó a su antiguo amigo en Argel en 1979, y planteó la necesidad de la vuelta del político insular que, con un micrófono en la mano, había abogado desde la capital argelina por la autodeterminación y la independencia de Canarias con un lenguaje desenfadado y caótico que caló enseguida en la población insular que había asistido al final del franquismo. Para contactar con Cubillo y preparar su vuelta, Alberto de Armas era especialmente indicado, como dice él, "porque yo conocía a Antonio Cubillo desde la infancia. Y seguí su trayectoria de personaje divertido, afectuoso, personalmente encantador".

El primer contacto, después de tan larga relación, fue reticente por parte de Cubillo, recuerda Alberto de Armas, "pero luego volvimos a nuestra ,relación personal de siempre, en la que no se mezclan nuestros puntos de vista políticos totalmente divergentes".

1 El senador socialista pensó siempre que mantener a Cubillo en Argelia, Libia o Túnez era "una torpeza política, una falta de confianza en un sistema absolutamente democrático que acepta puntos de vista lícitos aunque ahora no sean aceptados por la Constitución".

Alberto de Armas no cree que haya problemas entre los canarios para asumir como natural ' la vuelta del líder independentista a su casa. "No hay que hurtar el hecho de que existe Cubillo y de lo que él representa. Hay una derecha intransigente que se opone a su vuelta, pero los canarios en general saben que es mejor que todos los que piensan en las islas estén trabajando en ellas y por ellas que mantener un ' exilio forzoso que no conduce a ningún lado".

La presencia de Cubillo en Canarias, cree Alberto de Armas, dará oportunidad al fundador del MPAIAC para darse cuenta de que la sociedad canaria no está tan influida por él como él mismo cree. "Cubillo desconoce que la propuesta de autodeterminación del archipiélago corresponde sólo a un pequeño segmento de la población".

La iniciativa de preparar el camino para el regreso fue exclusivamente de Alberto de Armas, quien señala que la propuesta fue "asumida con realismo" por Felipe González en los tiempos en los que los socialistas estaban en la oposición. Ahora considera Alberto de Armas que la presencia de Cubillo en la política insular, "lejos de producir perturbaciones, va a permitir clarificaciones. Creo que él tiene buena intención y mala información, todo ello adobado con dosis de irresponsabilidad. Cubillo juega a una posición política que hubiera estado bien en el siglo XVIII, porque él desconoce que Canarias no puede ser independiente porque es demasiado débil". Aun así, Alberto de Armas dice que prefiere a los líderes del independentismo "antes que a aquellos que se emboscan en un nacionalismo muy confuso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de agosto de 1985