Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

17 familias ocupan viviendas del conjunto residencial Cinco Estrellas sobre las que pesa una orden de embargo

Compradores de 17 pisos del bloque 2 del conjunto residencial Cinco Estrellas, situado en el número 296 de la avenida de Aragón, en el distrito de Canillejas, ocuparon el pasado sábado las viviendas que pagaron hace cinco años y que aún no les habían entregado. Los vecinos, que carecen de luz, agua y gas en las viviendas, aseguraron que "han agotado todos los caminos posibles por la vía legal para acceder a las viviendas, sobre las que pesa una orden de embargo por un valor total de 48 millones de pesetas por impago de la promotora".

Los accesos al conjunto residencial Cinco Estrellas aún no están terminados y los vecinos tienen que saltar entre los escombros y esquivar un poste telefónico para acceder a las viviendas. Un portavoz de la comunidad de propietarios aseguró que "la demora y promesas no cumplidas de entregarnos los pisos han acabado con nuestra paciencia y hemos decidido ocupar nuestras viviendas. La historia, que comenzó con la constitución de la comunidad de propietarios en 1980, se ha deteriorado durante todo este tiempo por falta de pago de la promotora, pese a que nosotros hemos pagado puntualmente".Cansados de esperar soluciones que no llegaban y tras una nueva promesa incumplida por parte de la inmobiliaria que les había asegurado que el día 8 de julio se les entregarían las llaves, los vecinos entraron en sus pisos el pasado sábado por las ventanas.

El bloque que ha sido ocupado está prácticamente terminado y los vecinos sólo necesitan la cédula de ocupación de la vivienda para que se les dé la luz, el agua y el gas. "El Instituto Provincial de la Vivienda no puede darnos la cédula de ocupación hasta que no se levanten dos órdenes de embargo que pesan sobre los pisos, por un valor total de 48 millones de pesetas, que la inmobiliaria adeuda a los propietarios de los terrenos", manifestó el mismo portavoz. Antes de recurrir a la ocupación, más de 80 compradores de otros tantos pisos de la urbanización presentaron el pasado mes de marzo una querella por un supuesto delito de apropiación indebida contra Joaquín Rivero, presidente de la inmobiliaria San Luis, y contra Luis Yáñez, administrador de la empresa Cedinsa, relacionada con la anterior, y constituida para promocionar la construcción y posterior venta de las viviendas.

La querella se basaba en la paralización de las obras hace dos años por deudas a las constructora cuando los miembros de la comunidad habían pagado las aportaciones económicas establecidas. La empresa Cedinsa se encargó de cobrar a los compradores el valor total de los pisos, y de comenzar la construcción por un valor superior a los 100 millones de pesetas. La constructora contratada para edificar los bloques paró las obras hace dos años por falta de pago de algo más de 100 millones de pesetas.

Querella archivada

La querella presentada por los vecinos fue archivada por el Juzgado de Instrucción número 22. Los vecinos, que recurrieron el archivo de las diligencias decretado por el magistrado Guevara Marco, presentaron apelación a la Audiencia Territorial.La comunidad de propietarios ha enviado escritos comunicando la ocupación al Defensor del Pueblo, al presidente del Consejo General del Poder Judicial y al director del Instituto provincial de la Vivienda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de julio de 1985

Más información

  • Los compradores denunciaron a la inmobiliaria por apropiación indebida