Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González, sorprendido por las críticas a su viaje en el yate 'Azor'

Felipe González se encuentra sorprendido por el negativo eco que ha tenido su excursión de pesca en el yate Azor, que fuera frecuentemente utilizado durante años por el general Franco. El presidente del Gobierno, que desembarcó a última hora del sábado en Ayamonte, pasó la noche en el chalé de su hermana en las proximidades de Sevilla, y en la mañana de ayer se trasladó a Madrid para mantener diversas reuniones de trabajo. Tras pasar parte del mes de agosto en Palma de Mallorca, proyecta completarlo en algún punto de Andalucía que todavía no ha decidido según explicó ayer a El Correo de Andalucía en entrevista que publica hoy ese periódico.

El viaje de Felipe González a bordo del Azor se inició el pasado jueves en Lisboa, donde el presidente del Gobierno embarcó acompañado de su hermana Lola, el marido de ésta, Francisco Palomino, y el secretario general de Pesca, Miguel Oliver. Palomino ya había sido compañero en viaje de pesca de Felipe González en una reciente excursión por el mar de Alborán, entre las costas de Almería y Melilla. En esa ocasión utilizaron un barco privado, alquilado por el propio cuñado de Felipe González.El viernes recogieron. en la localidad portuguesa de Portimao a la esposa del presidente, Carmen Romero, que fue trasladada allí en helicóptero. Carmen Romero, que llevaba varios días en Sevilla, donde ha asistido a alguna representación en el anfiteatro de Itálica y al descubrimiento de un importante mosaico en Casariche, participó sólo de la última etapa del viaje.

El presidente del Gobierno ocupó su tiempo en la pesca, en las modalidades de curri y curricán, al parecer sin mucha fortuna, y se sorprendió notablemente cuando tuvo conocimiento de la impresión negativa que su excursión en el Azor estaba teniendo en la opinión pública española. La primera noticia de ello la tuvo, según comentó a un redactor de El Correo de Andalucía, en la noche del viernes, cuando había desembarcado en Portimáo para dar un paseo en coche con un amigo.

Desde la radio del coche sintonizó el programa Popular, popular, de la COPE, en el que Alejo García entrevistaba al actor José Sacristán; ambos estuvieron comentando la decisión del presidente del Gobierno de embarcarse en el Azor, y ésta fue la primera referencia que Felipe González tuvo de las críticas que su viaje estaba suscitando.

El final del viaje se produjo a las 20.00 del sábado, en Ayamonte. A esa hora, dos lanchas procedentes del Azor, que llevaba tiempo fondeado en las proximidades llegaban a la zona conocida como punta del Moral, una plaza de la localidad onubense de Ayamonte, junto a la desembocadura del Guadiana. Una de las lanchas llevaba a Felipe González y a sus acompañantes, y la otra, los equipajes.

Una cerveza para el recuerdo

El presidente del Gobierno, que desembarcó con ropa deportiva (vaquero, zapatillas y una camisa), charló con algunos curiosos y se tomó una cerveza en un chiringuito que lleva el nombre de Antonio Casado, donde recibió las excusas de la dueña por no poder atender a su deseo de comer unas sardinas asadas porque la plancha aún no estaba encendida para preparar las cenas.

Tras consumir su bebida, Felipe González subió con sus acompañantes en el helicóptero. El recipiente en el que bebió su cerveza ha quedado expuesto en el chiringuito, sobre el televisor, con un cartel que dice: "Aquí bebió cerveza Felipe González".

El helicóptero trasladó a Felipe González y a sus acompañantes al chalé que el matrimonio compuesto por Francisco Palomino y Lola González posee en la localidad sevillana de Dos Hermanas, muy próxima a Sevilla. En esta casa suele alojarse desde hace tiempo Felipe González en sus viajes a Sevilla, muy contados desde que accedió a la presidencia. Una vez allí, donde llegó a las 21.30 del sábado, tuvo más noticias sobre las críticas en la Prensa a su decisión de utilizar el Azor, y comentó con sus familiares su sorpresa por ello. Abandonó el chalé ayer por la mañana, poco después de las once.

El mismo helicóptero le trasladó al aeropuerto de San Pablo, en Sevilla, donde tomó el Mystère de la Fuerza Aérea que le llevó a Madrid. En la capital tenía previstas una entrevista con el ministro Francisco Fernández Ordóñez, una intervención en un programa de televisión en tomo a Perú y alguna otra reunión de trabajo.

A primera hora de la mañana de ayer Felipe González recibió en el chalé de Dos Hermanas a dos redactores de El Correo de Andalucía, diario sevillano que publica hoy una amplia entrevista con el presidente del Gobierno.

En la misma, Felipe González expone su extrañeza por la polémica que ha originado su viaje, a tiempo que reivindica su derecho a tomar unas vacaciones tranquilo sin sentirse perseguido. Igualmente explica sus planes de completar su estancia en Palma de Mallorca con una o dos semanas en algún punto de Andalucía suficientemente aislado como para no recibir visitas que importunen su descanso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de julio de 1985

Más información

  • El presidente del Gobierno concluyó su crucero