Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cajero de un banco, herido en un tiroteo entre atracadores y guardas jurados

El cajero de la sucursal del Banco Central situada en el número 36 de la calle del Marqués de Urquijo resultó herido ayer en el transcurso de un tiroteo que sostuvieron en el interior de la entidad dos asaltantes y los dos guardas jurados encargados de la vigilancia. Uno de los proyectiles disparados rozó la cabeza del cajero, cuya identidad no fue facilitada, y le causó una herida de las calificadas de sedal.El tiroteo en la sucursal se produjo hacia las 9.45, cuando dos hombres entraron en el Banco Central y a causa de los bultos que llevaban en las manos despertaron las sospechas de los vigilantes jurados. Éstos intentaron identificar a los recién llegados, que se negaron a ello y sacaron dos armas, al parecer pistolas.

Los guardas esgrimieron las suyas y se produjo un tiroteo. Los asaltantes se parapetaron tras el cajero y, usándolo como rehén, lograron salir a la calle, donde les esperaba un Simca 1200. Los asaltantes no lograron botín, pero el cajero resultó alcanzado por una de las balas. Trasladado a una clínica su estado no es grave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de julio de 1985