Asalto de un comando guerrillero a una planta de Hispanoil en Guatemala

Un grupo guerrillero guatemalteco, formado por unas 35 o 40 personas, visitó en la mañana del pasado sábado (por la tarde del mismo día en España) una planta de exploración petrolífera, denominada El Sauce, que la compañía española Hispánica de Petróleos (Hispanoil) tiene en la región guatemalteca de Alta Verapaz, cerca de la frontera con México, así como el campamento donde viven los trabajadores de dicha planta.

En el momento de producirse este incidente se encontraban en la planta al menos 30 personas. Los guerrilleros se autodefinieron como miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y llegaron bien armados, pero en no muy buen estado físico", según declaraciones del gerente general de Hispanoil en Guatemala, José Luis Ramos. En un principio, dijo Ramos, los asaltantes agruparon a todo el personal, al que apuntaron con sus armas, e inutilizaron la radio. Según la agencia Efe, también cortaron temporalmente las comunicaciones por teléfono y télex entre las localidades cercanas.

"Los asaltantes pronunciaron un discurso político-revolucionarío de unos 40 minutos", declaró Ramos, "y amenazaron con destruir la torre de perforación, pero, advertidos del daño que esto podría ocasionar, renunciaron a su propósito. Quemaron cinco vehículos y rompieron unos instrumentos destinados a realizar exámenes geológicos. No hubo ningún tipo de daños personales. Sólo pretendían acaparar víveres y medicinas".

No hubo amenazas previas

Según una fuente del Instituto Nacional de Hidrocarburos en Madrid, los guerrilleros dijeron que no iban contra españoles, "sino sólo contra los gringos". Ramos señaló a este respecto que el personal que trabaja allí es en su mayoría español, pero que casi todas las compañías subcontratistas son multinacionales. No obstante, la planta "es de Hispanoil y está siendo perforada por la también compañía española Sondeos Petrolíferos (Sonpetrol)".Es la primera vez que se produce un incidente de este tipo y anteriormente no se había producido ningún tipo de amenazas. José Luis Ramos declaró que "en 1982, otras compañías habían recibido un susto semejante".

Hispanoil es operador de tres campos de prospección petrolifera en Guatemala, según informó el director general de la compañía en España, Bonifacio García. La planta atacada se encuentra en la misma zona que estos campos, aunque un poco distante de ellos y bastante alejada de núcleos de población. García opina que se trató de una "pequeña incursión en la que se produjeron ligeras amenazas, pero no tiene mayor importancia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 24 de julio de 1985.

Lo más visto en...

Top 50