SOCIEDAD

No hay evidencia de la relación entre el cáncer y las pruebas atómicas le EE UU

Las estadísticas sobre fallecimientos no demuestran que se hayan producido más casos de cáncer que los normales entre los soldalos que estuvieron expuestos a relaciones durante las pruebas con bombas atómicas realizadas en Estados Unidos en la década de los cincuenta, según los resultados le un estudio realizado por el prestigioso Consejo Nacional de Investigación de Estados Unidos. sin embargo, el informe, que se ha realizado a lo largo de cinco años, son un coste de 170 millones de pesetas, reconoce que han existido dificultades para obtener datos científicamente válidos, y confirma estudios parciales que demostraron la mayor existencia de ciertos tipos de cáncer en soldados presentes en pruebas determinadas.Los fallecimientos por leucemia, por ejemplo, fueron significativamente más numerosos entre los soldados cercanos a una explosión atomica, conocida por Smoky, que tuvo lugar en Nevada en agosto de 1.957. Igualmente, los fallecimientos por cáncer de próstata se dieron con una frecuencia casi doble de la normal entre los soldados que participaron en la operación Redwing, una serie de 17 pruebas atómicas que tuvo lugar en los atolones de Bikini y Enewetak en el verano de 1.956.

La comparación de causas y edades de fallecimiento se ha realizado con las medias de varones blancos nacidos en las mismas fechas, lo que es considerado no válido por la Asociación de Veteranos, que afirma que los soldados sufrían un riguroso examen médico antes de ser seleccionados, lo que significa que tenían un estado de salud superior al medio de los varones norteamericanos. Los autores del informe señalan que la comparación con otros grupos de veteranos no sometidos a radiaciones atómicas hubiera hecho que el estudio se prolongase durante tres años más. Tampoco han podido fiarse de las dosis de radiación a que estuvieron sometidos los soldados, dado que han encontrado que muchos dosímetros funcionaron mal o fueron mal utilizalos. A pesar de estas deficiencias, los autores del estudio afirman tajantemente que en la generalidad de los casos no existen pruebas aue demuestren una mayor incidencia de cáncer entre los soldalos participantes en las pruebas atómicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 06 de junio de 1985.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50