Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los democristianos europeos piden al Gobierno socialista que no celebre el referéndum sobre la OTAN

Representantes de partidos democristianos -algunos de ellos en el poder- de 11 naciones europeas recomendaron ayer al Gobierno socialista de Felipe González que reconsidere su promesa de celebrar un referéndum sobre la permanencia de España en la OTAN. Empleando un lenguaje particularmente cauto, los representantes de los países atlánticos en la Unión Europea Demócrata Cristiana (UEDC), que ayer comenzó su XXII congreso en Madrid, elaboraron una resolución pidiendo al Gobierno español que "reflexione aún sobre su voluntad" de organizar el referéndum.

La Alianza Atlántica es, según el proyecto de resolución de la UEDC, que hoy será aprobado con toda probabilidad, "indispensable para la seguridad de Europa occidental y para la defensa de los valores y de las ideas comunes d( los demócratas". Óscar Alzaga presidente del Partido Demócrata Popular, anfitrión en Madrid de este congreso de la Internacional Democristiana, señaló, en sus palabras de salutación a los delegados asistentes a este XXII congreso, que "en la aceptación que hoy los socialistas españoles hacen de la OTAN se encuentra un germen de modernidad no por tardío menos significativo".Alzaga insinuó, no obstante, la necesidad de que la integración atlántica de España sea plena -es decir, incluyendo los organismos militares- y de que se olvide la promesa de celebrar el referéndum. Tras pedir "una discusión sincera" sobre ello, reclamó a continuación que España firme el Tratado de No Proliferación Nuclear, conocido por las siglas TNP.

Los proyectos de resoluciones de este congreso de la UEDC contemplan también la petición de "una cooperación estrecha, si es posible, entre los estados europeos en el plano de la industria del armamento". "A pesar de un paralelismo generalmente grande, es evidente que en cuestiones específicas el interés europeo se desvía del interés de los americanos".

El XXII congreso de la UEDC eligió ayer como nuevo presidente al italiano Emilio Colombo, quien sustituye a su compatriota Giulio Andreotti, presidente del Consejo de Ministros de la CEE. Entre los vicepresidentes fueron elegidos los españoles Javier Rupérez (PDP) y Concepció Ferrer (Unió Democrática de Catalunya). Ningún representante del Partido Nacionalista Vasco, socio fundador en 1946 de la UEDC, participa en las sesiones de trabajo.

Los congresistas se desplazarán esta tarde a Barcelona, donde proseguirán sus trabajos y presentarán las conclusiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de junio de 1985

Más información

  • Óscar Alzaga, a favor de que España firme el TNP