Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Actividades en el Salón del Comic de Barcelona

Chris Claremont: "Los superhéroes quizá son la mitología de EE UU"

El guionista escribe la serie 'La Patrulla X'

El estadounidense Chris Claremont, de 34 años, actual guionista del tebeo de Marvel Comics Group La Patrulla X (cinco millones de ejemplares vendidos en 1984), considera que los superbéroes, protagonistas en la actualidad de la mayoría de las publicaciones de historietas de su país, "quizá son la mitología de Estados Unidos, cuyos héroes -David Crekett, Buffalo Bili, G. A. Custer- y gestas más antiguas no tienen mas de 200 o 300 años". Claremont participó ayer en una mesa redonda en Barcelona con motivo del V Salón del Comic y la Ilustración. En el mismo marco se presenta hoy la versión castellana de Orfeo (tebeo sobre la opera de Monteverdi), del vasco José Ibarrola.

"Los superhéroes aparecieron con la Gran Depresión, antes existía otro tipo de comic, Little Nemo, Crazy Cat, humor y aventuras de gente normal", explicó en una entrevista concedida a diario Chris Claremont, ex actor y escritor de relatos de ficción científica, amén de guionista de series como Spider Woman, Miss Marvel o Spiderman. "Luego, a la gente le comenzó a fascinar la idea de que hubiera alguien más grande, más fuerte, que hiciera cosas maravillosas. Clark Kent (Superman), salía de la multitud y era la gran expresión de la Democracia. El superhéroe fue una respuesta fantástica a la realidad".Claremont consideró que la pervivencia del género y la continuidad del éxito del superhéroe se deben probablemente a que "Estados Unidos no tiene una mitología propia. Escandinavia tiene sus sagas y leyendas, Germania su épica, España tiene al Cid. Nosotros no tenemos héroes mitológicos, nuestros héroes son muy jóvenes aún". El guionista señaló también que los superhéroes pueden actuar como un factor de cohesión social en Estados Unidos, "país en el cada 20 años parece producirse una nueva oleada de inmigración". El equipo de Marvel, según Claremont, intenta introducir constantemente personajes heroicos, dioses, semidioses y mitemas de otras culturas en las publicaciones del grupo. Quizá el caso más claro sea el de Thor, serie protagonizada por el dios nórdico y en la que intervienen todos los otros seres de Asgard, el Olimpo escandinavo.

La Patrulla-X (X-Men) fue creada en 1963 por el mítico Stan Lee, alma de la casa Marvel (la reina del comic estadounidense que domina con sus series de superhéroes el 55% del mercado total de la historieta en el país, frente al 35%, de DC -Superman, Batman...-, según Claremont) y autor asimismo de otras grandes series como Capitán América, Los Cuatro Fantásticos, Spiderman, Thor y Los Vengadores. Los protagonistas pertenecen a un variopinto grupo de mutantes con poderes extraordinarios que luchan contra el mal agrupados como una suerte de familia en torno al profesor inválido Charles Xavier. La serie, de gran éxito, llegó hasta el número 66 y dejó de escribirse y dibujarse en 1970, aunque la colección prosiguió reeditándose. En 1975 Chris Claremont se hizo cargo de La Patrulla-X y comenzó una nueva etapa de la serie, en la que aparecieron nuevos personajes.

Desde entonces el crecimiento de ventas ha sido espectacular: en Estados Unidos se pasó de los dos milones y medio de ejemplares en 1979 a los más de cinco millones en 1984. Actualmente se vende más de 400.000 ejemplares al mes (según fuentes de Ediciones Forum, del grupo Planeta-Agostini, que edita actualmente en España la segunda etapa de la serie).

Mutantes y 'teenagers'

"El secreto del éxito de La Patrulla-X -radica en que los protagonistas son mutantes, es decir han nacido con sus poderes. Hasta entonces la tradición era que los héroes obtuvieran accidentalmente esos poderes. Además, y esto es fundamental, las capacidades de los mutantes, su especificidad con respecto a la sociedad, los hace objeto de los prejuicios de ésta contra todo lo que es distinto. Los miembros de La Patrulla-X defienden a esa misma comunidad que los margina y persigue como monstruos: eso atrae a los teenagers que nos leen, porque el joven siente a menudo que el mundo de fuera está ahí para destruirle, y se identifica con los mutantes. La serie atrae también a todos los sectores socialmente marginados: negros, hispanos...".

Significativamente, hay mutantes de otras razas entre los nuevos personajes incorporados a La Patrulla-X y a otras series emparentadas con ella: Tormenta (keniata), Fuego Solar (japonés), Ave de Trueno (apache), se suman a los héroes tradicionales (Cíclope, La Chica Maravilosa, El Ángel ... ), todos ellos estereotipos anglosajones, blancos y protestantes. La Patrulla-X es, por otro lado, la menos maniquea de las series de superhéroes, hasta el punto de que héroes y villanos no son muy distintos y se distinguen a menudo tan sólo por el bando en el que luchan.

"Yo he crecido en una época muy distinta de la de Stan Lee (que actualmente, a los casi 60 años de edad, trabaja en la división de Animación de Marvel); su Patrulla-X estaba muy influenciada por la política: los mutantes eran un reflejo de la caza de brujas del senador McCarthy. Si su mundo era ya sustancialmente distinto al de la Segunda Guerra Mundial (marcó en el que nacieron héroes como el Capitán América, que luchaba contra nazis como el satánico Cráneo Rojo), el actual es mucho más complicado: eso se refleja en las series y en sus protagonistas". Claremont aseguró que el género está continuamente en evolución y contó la anécdota de cómo fueron borradas de antiguos comics, en su reedición en los años setenta, las referencias a la URSS, contra cuyos agentes luchó a menudo la flor y nata de los superhéroes. "Ahora resulta que se vuelven a poner", dijo disgustado.

También estéticamente se ha producido un cambio: los dibujos son más barrocos, hay más espectacularidad. Para todas las variaciones en la exitosa serie "hay una cierta libertad, mientras el editor jefe esté de acuerdo", explica Claremont. Sobre la violencia contenida en las series el guionista considera que "siempre debe haber una razón, no debe ser gratuitta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de junio de 1985