Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los restos mortales de la reina Victoria Eugenia, depositados en el monasterio de El Escorial

Los restos mortales de la reina de España Victoria Eugenia de Battemberg, esposa de Alfonso XIII, fueron depositados ayer en el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, en el curso de un solemne acto al que asistieron los Reyes de España y una representación del Gobierno, encabezada por su presidente, Felipe González.El traslado de los restos mortales de Victoria Eugenia de Battemberg desde Lausana (Suiza), donde reposaban desde que falleció, en 1969, se produce a los cinco años de la repatriación desde Roma de los de su esposo, Alfonso XIII, exiliados ambos de España tras la proclamación de la II República, el 14 de abril de 1931.

En un armón de artillería, escoltado por alabarderos de la Guardia Real, los restos mortales de la reina Victoria Eugenia, abuela del rey Juan Carlos, llegaron a las 12.40 a la lonja del monasterio, donde fueron recibidos con honores de jefe de Estado. El féretro, cubierto por la bandera de España, iba acompañado por el único hijo vivo de la reina, don Juan de Borbón. En la lonja, tras interpretar la banda de música del regimiento de la Guardia Real una marcha fúnebre, don Juan de Borbón, que vestía uniforme de almirante, pidió la venia al Rey de España, que desde un podio presidía el acto, para hacer entrega del féretro al prior de la comunidad de padres agustinos, Gonzalo Díaz lo que hizo a continuación, dando comienzo así la ceremonia religiosa.

Funeral

En la basílica del monasterio se celebró un funeral, ocupando lugar preferente los Reyes de España, a quienes acompañaban sus hijas, las infantas Elena y Cristina. El Rey vestía uniforme de capitán general, y la Reina, un traje oscuro y mantilla. Al término del funeral, oficiado por el subprior del convento, Gabriel González del Estal, junto con otros 10 sacerdotes, los restos de Victoria Eugenia fueron trasladados al Panteón de los Reyes, donde se encuentra enterrada la mayoría de los reyes españoles de las casas de Austria y Borbón.

El féretro fue depositado en el pudridero, dando fe de ello el ministro de Justicia, Fernando Ledesma, en calidad de notario mayor del reino. El prior Gonzalo Díaz indicó que los restos de la reina Victoria Eugenia permanecerán allí largo tiempo, hasta que, una vez reducidos, puedan ser depositados en la tumba que tiene asignada, junto a la de su esposo, Alfonso XIII. Esta tumba tiene una longitud de 1,30 metros, lo que imposibilita su inmediato depósito, ya que al parecer el cadáver está embalsamado. Junto a los restos de la reina Victoria Eugenia han sido trasladados a España los de sus hijos, los infantes Gonzalo, Alfonso y Jaime, ambos fallecidos en accidentes de tráfico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de abril de 1985