Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El escaso crecimiento económico amenaza elevar el paro a tres millones

La marcha de la economía española durante los tres primeros meses del año, con un ritmo de crecimiento bastante inferior al inicialmente previsto, amenaza con situar el paro en tres millones de personas cuando finalice 1985. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) estima que el empleo descenderá en 60.000 puestos de trabajo, aunque otros expertos duplican esta cifra. La trascendencia política de las últimas medidas económicas decididas por el Ministerio de Economía han sido valoradas de forma diferente por distintos sectores políticos y económicos, e incluso en el seno del PSOE han surgido discrepancias sobre la repercusión que tendrán en el electorado.

En cuanto a las medidas anunciadas por el ministro Miguel Boyer sobre la baja de las retenciones del impuesto sobre la renta, el Ministerio de Economía ha anunciado que dicha baja no entrará en vigor hasta el mes de mayo, en contra de lo anunciado por el propio Boyer, que señaló el mes de abril como el primero en el que esta medida sería operativa.La posibilidad de que el paro se sitúe a finales de año en los tres millones de personas se ve como bastante factible por el débil pulso actual de la economía española y porque se considera que el paquete de medidas anunciado por el ministro de Economía y Hacienda es insuficiente incluso para lograr un crecimiento del 2% del producto interior bruto. Las estimaciones del Gobierno calculan que el crecimiento actual es del 1,8% y que con las nuevas medidas se podrá llegar al 2,5%. La CEOE y otros organismos privados reducen esta nueva previsión hasta el 2%, e incluso algunos dudan de que se pueda llegar a cumplir.

Dada esta situación y el hecho de que varias importantes reformas socialistas se encuentran paralizadas por una u otra razón, distintas fuentes del PSOE insisten en que el Gobierno no tiene ninguna intención de adelantar las elecciones legislativas a este año. La fecha más probable se situaría, según estas fuentes, en junio de 1986, momento en el que se espera que hayan surtido efecto, entre otras cosas, las nuevas medidas de política económica y las reformas planteadas.

Un factor clave en la actual estrategia política del PSOE es, en este sentido, el hecho de que jamás ha estado el equipo económico de Felipe González tan sujeto a críticas y tensiones internas, incluso procedentes del propio ámbito socialista. Residuos de la contestación por la reconversión industrial, reforma sanitaria y, ahora, Seguridad Social y pensiones son algunos de los principales frentes abiertos, que afectan no sólo al Ministerio de Economía, sino también a Industria o Trabajo. Páginas 17 y 59 a 61

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de abril de 1985

Más información

  • El Gobierno no cree conveniente adelantar las elecciones