Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Medidas de ajuste ante la crisis

Economía aplaza hasta el mes de mayo la anunciada baja de retenciones del impuesto sobre la renta.

La baja de las retenciones del impuesto sobre la renta, que entrará en vigor a partir del próximo mes de mayo y no con carácter retroactivo a abril, como se había anunciado inicialmente, supondrá unos menores ingresos fiscales para la Administración central hasta finales de año de 107.925 millones de pesetas, según los cálculos elaborados por el Ministerio de Economía y Hacienda. Más de la mitad de estas reducciones afectarán a los con tribuyentes cuya base imponible no supere el millón de pesetas, concentrándose el 85% de la reducción total para el grupo de contribuyentes que no superen el millón y medio de pesetas de base imponible.El Ministerio de Economía y Hacienda hizo ayer pública una nota en la que señalaba que la reducción de las retenciones en el impuesto sobre la renta entraría en vigor a partir del próximo mes de mayo, afectando a ocho mensualidades y a dos pagas extraordinarias durante 1985, en lugar de practicarse desde abril, como inicialmente había señalado el ministro Miguel Boyer. En el Ministerio de Economía se señalaba hace unos días la posibilidad de tal aplazamiento, aduciendo que las empresas españolas tendrían que realizar un importante trabajo burocrático para devolver el importe de las retenciones de más que se hubieran practicado en el mes de abril.

Los cálculos de los técnicos de Hacienda establecen que la baja en la tabla de retenciones supondría, de aplicarse durante un año entero, unos menores ingresos fiscales por este impuesto de casi 156.000 millones de pesetas. Como la reducción va a ponerse en práctica durante los últimos ocho meses del año, y se calcula que las dos pagas extraordinarias equivalen a una normal, la reducción de retenciones tendrá un efecto de 107.925 millones de pesetas que se inyectarán directamente sobre la renta disponible de los asalariados.

Estos menores ingresos fiscales se distribuyen entre los 7.226.000 contribuyentes del impuesto sobre la renta. Las estimaciones del Ministerio de Economía y Hacienda establecen que los contribuyentes con una base imponible (ingresos totales menos deducciones) inferior a un millón de pesetas -4.240.000 personas- serán sobre los que se concentre el grueso de la reducción, con 58.388 millones de pesetas de los 107.925 millones totales.

Entre un millón y 1,5 millones de pesetas de base imponible, el valor de la baja de las retenciones supondrá el 31,1% del total, 33.565 millones de pesetas. En este tramo hay casi 1,8 millones de contribuyentes. Entre 1,5 y 2,5 millones de pesetas de base imponible -833.000 contribuyentes-, se recaudarán 9.930 millones de pesetas menos; a partir de los 2,5 millones de pesetas de base imponible el aumento de renta será de 6.044 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de abril de 1985