Los militares derogan la ley de Numeiri que agudizó la guerra en el sur de Sudán

Los nuevos dirigentes militares de Sudán revocaron ayer la ley que divide el conflictivo sur del país en tres provincias -implantada en 1983 por el derrocado presidente Yaafar Mohamed el Numeiri- que agudizó la guerra en la región meridional. Para los observadores, la decisión de los militares puede constituir un importante paso para pacificar la región.La ley de Numeiri fue interpretada por las comunidades negras del sur, animista y cristiana, como un intento de debilitarlas frente al dominante norte árabe del país, y contribuyó en gran medida a la extensión de la rebelión y al estallido de la segunda guerra en la región meridional de Sudán.

Otro de los factores que agravaron la situación fue la decisión de Numeiri de implantar la ley islámica en todo el territorio sudanés.

El sur se convirtió en una sola región autónoma gracias al acuerdo firmado por Numeiri en 1972, en Addis Abeba, con los rebeldes sureños -los guerreros Ania Ania-, que puso fin a la guerra que ensangrentó la región durante 16 años.

Bos dirigentes sureños consideraron que la decisión de Numeiri de dividir el sur en tres provincias -Bahr el Ghazal, Equatoria: y Alto Nilo- violaba el acuerdo firmado en 1972.

El general Swareddahab ha reiterado sus llamamientos para que finalice la guerra en el sur y ha expresado su disposición a mantener un encuentro con John Garang, coronel disidente educado en Estados Unidos, que dirige a los 15.000 soldados del Ejército Popular de Liberación de Sudán. El nuevo dirigente sudanés espera, además, que un representante de los rebeldes sureños participe en el Gobierno civil de transición, tutelado por los militares, que el general Swareddahab negocia con representantes de fuerzas políticas y sindicales de la oposición.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS