Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El atentado contra un almacén de Koipe provoca pérdidas por valor de 1.000 millones

Las pérdidas del incendio, provocado presumiblemente por ETA Militar, que ha destruido el almacén de envasado de Koipe, SA, y otras tres empresas, Muebles Metálicos Marte, Cocina Industrial Arratibel y Electrodomésticos Electra, ascienden, a falta de una evaluación definitiva, a 1.000 millones de pesetas. El incendio, iniciado en el almacén de Koipe por un comando armado, ha causado gravísimos daños a otras tres empresas ubicadas en el mismo polígono industrial del barrio donostiarra de Martutene, Aluminios Arava, Talleres Otamendi y Grúas Alonso.

La escasez de bocas de riego y la falta de presión del agua en el polígono industrial dificultó considerablemente las labores de extinción, en las que ha participado un centenar de bomberos de Guipúzcoa y Vizcaya, fuerzas policiales, unidades del Ejército y trabajadores de las empresas siniestradas y de otras situadas en el mismo polígono.El fuego quedó dominado poco después de las cinco horas de ayer, si bien persistían algunos focos que se extinguieron a las diez horas y volvieron a reproducirse momentáneamente a primera hora de la tarde.

Adolfo Crespo, presidente de Koipe, apuntó ayer la posibilidad de que el incendio obligue a una reestructuración de las instalaciones de la empresa y se mostró preocupado por los efectos que este atentado puede acarrear en la inversión en Euskadi. Koipe, SA, con una cifra de ventas que supera los 40.000 millones de pesetas anuales, y líder del mercado español del aceite, es una empresa fuertemente enraizada en Guipuzcoa. En el pasado verano, el grupo francés Lesieur logró hacerse con la mayoría de las acciones, el 63%, pero la representación de los accionistas españoles, asesorados por Juan Algorta, consiguió que la dirección de la empresa se mantuviera en San Sebastián.

Los trabajadores de Koipe, que dieron ayer a conocer un durísimo comunicado contra ETA, temen ahora que la empresa traslade todas sus instalaciones y servicios fuera del País Vasco. Interpretando estas inquietudes, Juan Algorta, fundador de Koipe, y primer empresario vasco que rechazó públicamente el chantaje económico de ETA Militar, se manifestó ayer orgulloso de la reacción de los trabajadores. "No se puede abandonar, a unas personas que se conducen con esta claridad de planteamientos y yo me siento profundamente orgulloso de su postura". La dirección de Koipe estima que sus pérdidas por la quema de 300.000 litros de aceite y la destrucción de las líneas de fabricación de botellas y envasado, de cuatro vehículos y del propio edificio superan los 400 millones de pesetas. A esta cifra habría que sumar los daños de las otras seis empresas que han quedado totalmente destruidas o inutilizadas. En conjunto, el número de trabajadores afectados se aproxima al centenar. ETA Militar no había reivindicado el atentado a última hora de la noche de ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de abril de 1985

Más información

  • Otras seis empresas resultaron dañadas en el incendio