El Gobierno informa a las comisiones del Congreso

Serra asegura que el Gobierno realiza su política de defensa contando con que España permanecerá en la OTAN

El ministro de Defensa, Narcís Serra, acusó ayer a los conservadores de carecer de una política definida de defensa y de impulsar, con intereses partidistas, una comparación entre la ley de Plantillas del Ejército de Tierra y la llamada ley Azaña de la Il República, intentando "manipular el pensamiento de los militares" en este asunto. El ministro explicó también que la política de defensa del Gobierno se elabora pensando en la permanencia de España en la OTAN, en su comparecencia de ayer en la Comisión de Defensa del Congreso, que abría una larga serie de informes ministeriales a las comisiones parlamentarias.

El ministro respondió con dureza a las palabras del portavoz del Grupo Popular, Jorge Verstrynge. El secretario general de AP realizó un intervención cuajada de expresiones como "nefasta", "vergüenza" y "fallo estrepitoso", referidas a la política de Serra. Esto provocó una contundente réplica del ministro, que, tras afirmar que el primer problema para que pueda haber un verdadero debate sobre defensa es que los conservadores carecen de una política en este tema, dijo que el "descontento" de que habló el secretario general de AP en relación con la ley de Plantillas "es un invento del señor Verstrynge", y advirtió que "no hay que jugar con inventar diferencias entre el mando militar y el ministro como arma de oposición".Serra calificó de "radicalmente falso" el que 6.000 oficiales tengan que pasar a la reserva por la nueva legislación, y explicó que ahora mismo sólo existe un excedente de 1.900, que se podrá reabsorber por los propios mecanismos de la reserva activa y el control de ingresos en las academias.

Estabilizar relaciones

Contestando al mismo dirigente de AP y a otros diputados sobre la prórroga del mandato de la actual Junta de Jefes de Estado Mayor (JUJEM), reiteró que obedece al deseo de estabilizar las relaciones del mando militar con el Gobierno, de modo que la cúpula militar tenga un período de mandato semejante al del Ejecutivo que la nombra. Negó a este respecto que se taponen los ascensos de otros generales, porque ahora hay más tenientes generales que los previs tos en la ley de Plantillas, e insistió en que este asunto "no crea ás malestar que el que se inventa".

El comunista Santiago Carrillo preguntó si en la estrategia del Gobierno sobre el referéndum de la OTAN entra el que altos jefes militares hagan declaraciones a favor de la permanencia para condicionar a los votantes, porque los ciudadanos pueden temer que votar en contra provoque un golpe militar. Ante esta y otras preguntas sobre unas declaraciones consideradas proatlantistas del jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Ángel Liberal, Serra afirmó que el Gobierno ni coarta ni estimula declaraciones de militares, sino que éstas están reguladas por las ordenanzas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El ministro ratificó a este respecto anteriores manifestaciones suyas en el sentido de que España no debe salir de la OTAN, pero añadió que el referéndum debe celebrarse.

A preguntas del diputado de la Minoría Vasca Andoni Monforte, Serra precisó después que para la actual cooperación en la producción de armas con países europeos es un requisito muy importante la permanencia en la Alianza Atlántica.

Igualmente afirmó que el. futuro Plan Estratégico Conjunto (PEC), actualmente en elaboración, se está confeccionando en función de la política de defensa que propone el Gobierno -esto es, de la permanencia en la OTAN-, y admitió que si el referéndum ida una respuesta negativa habría que revisar el PEC, especialmente en lo que se refiere a las potenciales amenazas. A este respecto, el ministro Serra anunció que en los próximos días se realizará una nueva reunión de la Junta de Defensa Nacional, que preside el Rey, ya para estudiar el borrador del futuro PEC.

No habrá bombas atómicas

En este mismo orden de cosas, afirmó que "en absoluto" piensa el Gobierno, al negarse a firmar el Tratado de No Proliferación Nuclear, reservarse la posibilidad de fabricar bombas atómicas. "No hemos heredado ningún desarrollo o estudio para producir armas nucleares, ni este Gobierno los hará, pero para mantener esa actitud no es necesario firmar el tratado", afirmó.

El ministro de Defensa realizó largas explicaciones sobre el desarrollo de su departamento, y a este respecto dijo, también dirigiéndose a Verstrynge, que si es cierto que aún existen en los cuarteles generales de los Ejércitos restos de los antiguos tres ministerios, es "porque no queremos improvisar y que luego nos acusen de crear el caos".

Entre otras cosas, dijo también que este año hay un 39,5% de soldados haciendo el servicio militar en su región de origen, y a una pregunta del catalán Joaquim Molins afirmó que uno de los asuntos que más le preocupa es el de los accidentes en la mili. A este respecto, explicó que se está intentando tener un conocimiento profundo de la realidad, que hasta ahora no se tenía, yque se han reducido los accidentes causados por las armas y los vehículos, aunque no los que tienen su origen en imprudencias y órdenes dadas incorrectamente. Como prueba de su dedicación al asunto, indicó que ha llegado "incluso a convocar un Consejo Superior del Ejército exclusivamente para este tema".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS