Viaje relámpago de Genscher a la Unión Soviética y Polonia

El ministro de Asuntos Exteriores de la República Federal de Alemania (RFA), el liberal Hans-Dietrich Genscher (FDP), viajó ayer inesperadamente con destino a Moscú, donde se entrevistará con su colega soviético, Andrei Gromiko. Tras permanecer apenas 24 horas en Moscú, Genscher acompañará al presidente federal, Richard von Weizsaecher, a Finlandia, y el miércoles viajará a Varsovia, donde se entrevistará con el ministro de Exteriores, Stefan Olszowski, y con el primer ministro y primer secretario del Partido Obrero Unificado Polaco (POUP, comunista), general Wojciech Jaruzelski.

La noticia del viaje de Genscher a Moscú sorprendió en plena calma dominical en Bonn. El ministro de Exteriores consigue, de momento, un golpe de efecto una semana antes de las elecciones en el Estado federado) del Sarre y Berlín Oeste, donde el partido de Genscher se juega una vez más su supervivencia.Genscher se ha asegurado ya, durante toda la semana previa a las elecciones, su presencia en los telediarios y en las primeras páginas de los periódicos con las visitas a Moscú, Helsinki, Varsovia y, finalmente, Sofía. Aunque de ellas no salga nada positivo, Genscher ha logrado ya hacer patente al electorado del Sarre y Berlín Oeste la importancia de su presencia y de la de su partido en la vida política de la RFA.

En una entrevista que publica hoy Bild, Genscher afirma: "Nos encontramos ante una nueva fase de las conversaciones Este-Oeste, y la RFA tiene aquí un tarea especialmente importante que resulta del peso político de nuestro país, la situación geográfica y nuestros intereses naciónales".

El ministro añadió: "Estoy convencido de que este año existen buenas oportunidades de mejorar las relaciones Este-Oeste Nadie tiene mayor interés en ello que nosotros, los alemanes".

El Ministerio de Exteriores anunció ayer en Bonn que la visita de Genscher a Varsovia el próximo miércoles y las conversaciones de trabajo que mantendrá allí están destinadas a la preparación del viaje pendiente desde la anulación, a última hora, del previsto el pasado noviembre. En aquella ocasión, Genscher anuló el viaje horas antes de la salida por las discrepancias con el Gobierno de Varsovia sobre el visado a un periodista alemán occidental, el acto de depositar una corona de flores en la tumba de un soldado alemán en Polonia y la posibilidad de visitar la tumba del asesinado sacerdote Jerzy Popieluszko.

Inviolabilidad fronteriza

En los meses pasados, Genscher se ha manifestado siempre a favor de las tesis de la inviolabilidad de las fronteras polacas, y en este sentido resulta un interlocutor interesante para el Gobierno de Varsovia. Dentro del Gobierno de centro-derecha de la RFA, Genscher se ha convertido en el símbolo y en una cierta garantía de continuidad de ' la política exterior de Bonn. En Moscú, Genscher tendrá ocasión de recibir información directa sobre las posiciones soviéticas ante las conversaciones de Ginebra que comenzarán el próximo día 12.Fuentes diplomáticas informaron ayer en Bonn que Genscher, en sus contactos de esta semana en los países del Este (URSS, Polonia y Bulgaria), tratará de evitar que el 402 aniversario del final de la II Guerra Mundial derive en una campaña contra el revanchismo de Bonn.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de marzo de 1985.

Lo más visto en...

Top 50