Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente Chadli Benyedid anuncia una mayor liberalización del régimen argelino

El presidente argelino, Chadli Benyedid, anunció, en un largo discurso televisado el lunes y reproducido por la Prensa de ayer, que el Gobierno y el partido FLN se proponen suscitar una amplia reflexión nacional sobre los fundamentos mismos del socialismo argelino actual, para plantear una mayor liberalización y un mayor pragmatismo.El discurso del presidente Benyedid anticipa modificaciones y mejoras sensibles a la actual Carta Nacional argelina, elaborada bajo el mandato del extinto presidente Huari Bumedian, y aprobada por el pueblo argelino en 1966, después de una amplia campaña de difusión nacional.

La mayoría de las informaciones procedentes de Argel interpretaba ayer el discurso como el anuncio de una "auténtica segunda revolución".

La Carta Nacional argelina, que el propio presidente Benyedid consideró en su discurso como "inadecuada para la etapa actual", constituye un compendio de los principios básicos del socialismo argelino en vigor durante toda la llamada era Bumedian.

Ese socialismo integró todos los defectos clásicos del socialismo dirigido, sin las ventajas democráticas. Tuvo como resultado un crecimiento desmesurado del aparato burocrático del Estado, el amparo de la corrupción y la ineficacia de la Administración.

En el discurso citado, que las agencias afirman fue pronunciado en un tono enérgico, el presidente Benyedid dijo: "El Estado no es una vaca lechera de la que se pueden beneficiar sin límites". Añadió que son precisas competencia y eficacia para crear riquezas, "ya que la era del petróleo y del gas se habrá agotado pronto". Chadli Benyedid puso en tela de juicio a algunas empresas estatales en donde el trabajo parece más bien, según precisó, una obra de protección social.

Chadli Benyedid indicó que el Gobierno y el partido FLN, al igual que hicieran en 1966 para la aprobación de la Carta Nacional, suscitarán una amplia discusión sobre la Argelia que quieren para el futuro los argelinos. El anuncio del presidente Benyedid parece preludiar el epílogo definitivo de la era Bumedian; del socialismo crispado e ineficaz, cuyo ocaso ya fue anticipado en las tesis aprobadas en el V Congreso del partido FLN, de diciembre de 1983.

Desde entonces, y en general desde que asumió la presidencia a la muerte de Huari Bumedian, Chadli Benyedid ha asentado sólidamente su poder y ha mejorado sensiblemente la distribución de artículos de consumo, aunque subsistan aún graves problemas; ha atacado la corrupción y la ineficacia, y, aunque muy limitadamente todavía, parece perceptible una liberalización de la vida.

El anuncio de esta segunda revolución hacia la liberalización y la eficacia, como ya la han llamado algunos, coincide con una ofensiva diplomática hacia el mundo occidental, que el presidente Benyedid se propone emprender él personalmente con sus ya anunciados viajes a partir del próximo mes de abril a España, Francia, Estados Unidos y otros países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de febrero de 1985