Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mitterrand defenderá en Nueva Caledonia el plan de pacificación de Edgard Pisani

El presidente de la República Francesa, François Mitterrand, viajará hoy a Nueva Caledonia, según anunció ayer él mismo de forma completamente inesperada. Mitterrand comunicó su decisión durante una entrevista televisada en directo y afirmó que apoyaría en Numea el plan elaborado por su enviado especial, Edgard Pisani, que pretende en última instancia conceder la independencia a la isla, reservando para Francia la defensa exterior y la seguridad interna.

El presidente francés respondió a las preguntas de cuatro periodistas durante una hora y dejó abierta prácticamente la campaña electoral para las legislativas de 1986, con una defensa apasionada de su política económica y un llamamiento al buen sentido de sus compatriotas para que permitan al Gobierno recoger los frutos de los sacrificios realizados hasta ahora. Mitterrand confirmó también que habrá próximamente televisión privada, pero anunció que los tres canales de la televisión pública seguirán siendo de monopolio estatal.El anuncio del viaje a Nueva Caledonia constituye un verdadero golpe de efecto. Mitterrand visitará la isla en un momento de fuerte tensión, cinco días después de que uno de los principales líderes independentistas, Eloi Machoro, fuera víctima de los disparos de un gendarme.

El presidente francés deploró la muerte de Machoro y reconoció que constituiría una nueva dificultad para llegar a acuerdos. "Su muerte complica la situación, pero no compromete el proceso negociador", señaló. Mitterrand explicó que la gran dificultad en Nueva Caledonia la rapresenta la presencia de tres grupos raciales distintos, con sus propios intereses enfrentados: los canacos, los caldoches o europeos, y un grupo procedente de países e islas cercanas, además de los intereses específicos de Francia.

El presidente francés insistió en que viajaba a Numea para sostener los esfuerzos de su enviado especíal. En su opinión, los Gobiernos anteriores rompieron sus compromisos con la isla y hace falta que se vuelva a creer en la palabra de Francia. Insinuó que si no se concede la independencia a Nueva Caledonia podrían producirse enfrentamientos más serios que los registrados hasta ahora, alusión indirecta a una posible guerra civil. El presidente francés va a poner en juego la autoridad de su cargo y de su prestigio personal para lograr limar las diferencias entre las distintas comunidades y llegar lo antes posible a un acuerdo. "No sería bueno para nadie que esta controversia se prolongue", señaló.

Con motivo de la visita de Frangois Mittcrrand, que ha sido preparada en el más absoluto secreto, han sido puestas en alerta todas las fuerzas de seguridad de Nueva Caledonia. En total, se calcula que hay en este momento en la isla 6.000 agentes del orden, es decir, uno por cada 24 habitantes. Además, Pisani ha decretado el estado de emergencia y ha reforzado los medios materiales de la policía y del Ejército. En Nueva Caledonia hay actualmente 18 tanquetas, blindadas, 10 helicópteros y dos aviones de transporte.

Si prosperan las negociaciones, el viaje de Mitterrand podría ayudarle a mejorar su cota de popularidad, que se sitúa actualmete muy baja. El presidente francés aprovechó la entrevista para defender su política y explicar, con la ayuda de gráficos, que la inflación ha bajado hasta un 6,7%, que el poder adquisitivo real no ha disminuido y que la deuda exterior no resultaba tan exagerada como afirma la oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de enero de 1985

Más información

  • El presidente francés dejó abierta la campaña electoral