Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno británico legislará contra la comercializacion del embarazo

El Gobierno británico enviará en breve al Parlamento una propuesta de ley destinada a impedir la comercialización de niños nacidos de madres alquiladas, tras el escándalo registrado al trascender la venta del primero de estos niños. La opinión pública británica ha reaccionado con estupor primero y con indignación después ante la revelación de que la sucursal inglesa de una agencia de adopción norteamericana había pagado 6.500 libras (1.300.000 pesetas) a una madre de dos hijos, Kim Cotton, de 28 años, por dejarse inseminar artificialmente y concebir un hijo con destino a una pareja estéril. El esperma procedía del varón y futuro padre adoptivo de la niña.

La criatura, una niña de más de tres kilos y medio, nació perfectamente el pasado viernes en la maternidad Vitoria de la localidad de Barnet, en el norte de Londres. Su madre, Kim Cotton, abandonó el hospital al día siguiente, protegida por empleados del periódico Daily Star, que ha comprado la historia en exclusiva. La señora Cotton ha declarado que piensa emplear el dinero recibido "en acondicionar la casa" donde vive con su marido.Entretanto, la pareja que ha pagado la maternidad alquilada de Kim -cuya identidad no ha sido revelada aunque se sabe que son de nacionalidad estadounidense- estaba ya dispuesta a viajar a Londres para reclamar la niña, pero tendrá que esperar por lo menos hasta el viernes para hacerse cargo de ella. El consejo municipal de Barnet ha conseguido que un tribunal demore la entrega del bebé hasta este día, con el fin de realizar las averiguaciones pertinentes destinadas a establecer si la pareja cumple los requisitos necesarios para hacer frente a la adopción de un infante.

Tráfico de hijos

Expertos legales han manifestado que legislar sobre el tema será muy complicado, ya que es prácticamente imposible impedir que las mujeres que lo deseen puedan convertirse en madres por medio de la inseminación artificial. Por ello, es muy probable que el secretario de Estado para servicios sociales, Norman Fowler, limite el proyecto de ley al aspecto comercial de la cuestión sin entrar para nada en el derecho de las madres a ceder a sus hijos a futuros padres adoptivos. Es precisamente este aspecto comercial del tráfico de hijos el que repugna a la conciencia británica, que lo ha expresado en cartas a los periódicos y a la emisoras de radio.La agencia que hizo los arreglos necesarios para la maternidad alquilada de Kim recibirá por sus servicios una cantidad cercana al millón y medio de pesetas. Según informaciones aparecidas en los medios de comunicación británicos, otras tres o cuatro madres alquiladas están a punto de dar a luz, pero por el momento se desconoce si los arreglos han sido también hechos por The National Center for Surrogate Parenting (Centro Nacional para la Maternidad Suplente).El intento del Gobierno de convertir en ¡legales a las agencias que se dediquen a promocionar el negoción de las madres alquiladas cuenta con el apoyo total de la asociación médica británica, que se opone de forma rotunda a este tipo de maternidad, bien sea en clínicas privadas bien en los hospitales de la Seguridad Social.

Y mientras el público continúa comentando el insólito caso y los expertos legales estudian la forma de redactar el proyecto de ley, la niña nacida el viernes continúa en la maternidad Victoria de Barnet sin enterarse para nada de la polvareda que ha causado su venida al mundo. Un portavoz de la maternidad ha declarado que su estado es perfecto" y que realiza todas sus funciones con completa normalidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 1985

Más información

  • Un tribunal decidirá el viernes sobre la suerte de la hija de 'madre alquilada'