Thatcher y Zhao firman en Pekín el acuerdo de devolución de Hong Kong a China en 1997

China y el Reino Unido firmaron ayer oficialmente en Pekín el acuerdo por el cual Hong Kong dejará de ser colonia británica y volverá a la soberanía china en 1997. El acuerdo fue suscrito en el Palacio del Pueblo a las 17.30, hora local (10.30, hora peninsular española) por la primera ministra británica, Margaret Thatcher, y su colega chino, Zhao Ziyang. Fuentes del palacio de Buckingham anunciaron que la reina Isabel II de Inglaterra ha aceptado la invitación de Pekín para visitar oficialmente China, aunque aún no se ha concretado la fecha.

A la ceremonia de firma del acuerdo asistió Deng Xiaoping, el hombre fuerte de China y artífice de la política de un país, dos sistemas, fórmula clave para la solución pacífica del problema de Hong Kong. También estuvieron presentes el presidente de la República Popular China, Li Xiannian, y los ministros de Asuntos Exteriores de ambos países, Wu Xueqian y Geoffrey Howe.En el discurso pronunciado después de la firma, el dirigente chino Zhao Ziyang se refirió a las "grandes contribuciones" hechas por Margaret Thatcher paya la solución favorable del problema.

Zhao, que calificó la firma como "un gran acontecimiento de carácter histórico", afirmó que el acuerdo alcanzado ha proporcionado una "base firme para asegurar la prosperidad y estabilidad de Hong Kong". Thatcher, por su parte, se refirió al concepto de "un país, dos sistemas" que, dijo, "ha sentado un ejemplo que muestra cómo deben y pueden resolverse los problemas aparentemente sin solución".

El acuerdo chino-británico, firmado en Pekín, devuelve a China la soberanía sobre Hong Kong en 1997 ' pero contiene una cláusula en virtud de la cual este territorio conservará su actual sistema político, económico y social durante 5.0 años. Para Thatcher, esta circunstancia es especialmente valiosa pues "asegura las necesidades futuras de Hong Kong que le han dé permitir continuar desempeñando su singular papel en el mundo como centro comercial y financiero".

Ceremonia televisada

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La ceremonia fue televisada en directo a toda China y en ella estuvieron presentes, como invitados especiales, 101 personalidades de Hong Kong.

Antes de proceder a la firma del histórico acuerdo, la primera ministra británica mantuvo varias entrevistas en las que, entre otras cuestiones, abordó la visita de la reina Isabel II.

Fuentes del palacio real en Londres manifestaron que la soberana había, aceptado la invitación, cursada en septiembre, aunque manifestaron que tal visita no podrá llevarse a cabo hasta el segundo semestre de 1986, dado que el programa real está cubierto hasta entonces. Los portavoces declinaron ofrecer más detalles de la visita, que será la segunda que la reina realice a un país comunista, después de la que efectuara a Yugoslavia en 1972.

Thatcher, que discutió con Zhao los detalles de este futuro viaje, invitó a su vez al primer ministro chino a visitar el Reino Unido, viaje que se efectuará el próximo mes de junio.

La primera ministra también conversó sobre cuestiones tanto de interés bilateral como general, y muy en particular en tornó a las cuestiones relativas al desarme y a la paz mundial, con Deng Xiaoping, Li Xiannian y Hu Yaobang, secretario general del Partido Comunista Chino, como interlocutores.

La resolución del contencioso hizo que los líderes chinos hablaran de "brillantes perspectivas" para la futura cooperación chinobritánica en los terrenos económíco, comercial y científico. El primer paso en este nuevo camino será dado a comienzos de año por una delegación británica que ha de visitar Pekín para estudiar las posibilidades de incrementar la cooperación económica. Tanto Zhao como Hu mostraron interés en la cooperación en las áreas energética (petróleo y carbón), de comunicaciones y tecnológica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS