El embajador español en Beirut responde con claveles a un bombazo en su jardín

Un cohete tierra-tierra Grad de fabricación soviética estalló a última hora de la tarde del martes en el jardín de la residencia del embajador de España en Líbano, Pedro Manuel de Arístegui y Petit. El impacto causó daños materiales en varias habitaciones, especialmente en el dormitorio, y destruyó la piscina. El jefe de misión replicó ayer al ataque mandando un ramo de flores a la madre del jefe del grupo armado responsable de los destrozos.Ninguna de las seis personas que se encontraban en el edificio en aquel momento, incluido el propio embajador, resultó herida por la tercera explosión en menos de 12 meses de proyectiles en la residencia española.

El magnífico palacio Chehab, comprado por el Estado español en los años sesenta, que sirve de residencia a Arístegui, está en el suburbio cristiano de Hadath, a escasa distancia de la sede de la Jefatura del Estado, frecuentemente bombardeada por la milicia drusa, que el martes y ayer mismo libró intensos duelos de artillería con las fuerzas cristianas y el Ejército regular, a consecuencia de los cuales murieron siete civiles.

Walid Jumblatt, caudillo de la milicia drusa y Ministro de Turismo y Obras Públicas, aconsejó veladamente al embajador español, durante el almuerzo que le ofreció la semana pasada, en su castillo de Mutjara, en la sierra del Chuf, que trasladase su residencia a una zona menos peligrosa. La verdadera anfitriona de Arístegui fue May Jumblatt, madre del jefe druso y viuda del líder histórico de la izquierda libanesa, Karnal Jumblatt, a la que el embajador olvidó entregar aquel día un ramo de flores para agradecer su invitación.

Tan sólo horas después de la explosión en su jardín producida por la artillería drusa, Arístegui, que no pudo dormir esa noche en la residencia, envió un voluminoso ramo de claveles rojos a May Jumblatt para expresarle su gratitud por la comida.

La jornada de ayer concluyó con un espectacular atentado contra el Hogar Druso de Beirut, la principal institución de esa comunidad en la capital libanesa, que un automóvil repleto de explosivos y aparcado en la puerta destruyó parcialmente provocando la muerte a dos transeuntes y heridas a otros 10.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS