Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Dos atentados contra la estabilidad democrática

HB piensa que el atentado "es obra del aparato parapolicial de la joven democracia española"

Dirigentes de Herri Batasuna declararon ayer, en una conferencia de prensa celebrada en Bilbao, que los asesinos de Santi Brouard habían sido, en su opinión, txakurras (perros, denominación despectiva que reciben los policías en medios abertzales). El clima de agitación en diversas localidades del País Vasco, incluyendo apedreamientos a varias sedes del PSE-PSOE, reflejaban la tensión que se respira en Euskadi tras el asesinato de Santiago Brouard. El lendakari, Carlos Garaikoetxea, que acudió a la capilla ardiente de la víctima, fue insultado por un grupo de simpatizantes abertzales.

Los dirigentes de HB señalaron que se cometería un error si se establece una relación entre el asesinato de Santi Brouard y la fecha del 20-N. "Aquí hay un hecho palpable, existe una persecución que no la protagoniza el GAL, que la sistematiza el Gobierno del PSOE".Txomin Ziluaga manifestaba ayer que no tenía duda alguna sobre la identidad de los autores del atentado cometido contra Santiago Brouard. "Los asesinos de Santi Brouard son txakurras y, en Euskadi, cuando decimos txakurras todos sabemos qué queremos decir. Los asesinos son txakurras del aparato parapolicial de la joven democracia".

Se refirió el dirigente de la coalición abertzale a la prohibición gubernativa para realizar manifestaciones en los próximos días, para calificar al gobernador civil de "fascista de la joven democracia" que parece que no nos quiere dejar ni expresar el dolor por la muerte de Santi Brouard".

La capilla ardiente del dirigente de HB, Santi Brouard, fue instalada poco después del mediodía en el Ayuntamiento de Bilbao, a donde acudieron miles de simpatizantes y compañeros de la víctima. Los representantes políticos del PSOE y EE sufrieron desplantes de Herri Batasuna que no querían que junto al féretro permaneciesen otros representantes que los de la propia coalición.

El ex lendakari, Jesús María de Leizaola, acudió, junto a los primeros visitantes, a las dependencias del ayuntamiento en donde el alcalde José Luis Robles ejercía de anfitrión. Tres significados representantes de EE, Javier Markiegui, Roberto Lertxundi y Teo Uriarte permanecieron en el interior del edificio a la espera de que llegase el furgón que contenía el cadáver del dirigente abertzale.

Poco después, los representantes de Euskadiko Ezkerra, que estaban junto a la parlamentaria nacionalista Inmaculada Boneta, fueron conminados por un militante de HB a que abandonase la sala o, al menos, a que no permanecieran junto al féretro, cubierto por una ikurriña y una bandera roja que llevaba estampadas las siglas de KAS.

A la una del mediodía comenzó a desfilar un nutrido grupo de personas que quería decir su último adiós a Santi Brouard.

El lendakari permaneció frente al féretro y tras un minuto de emocionado silencio, le dedicó a la víctima un gesto reverencial, para expresar su condolencia, posteriormente a la familia y a los dirigentes de HB, Perico Solabarría e Maki Esnaola.

Nuevos incidentes

Al abandonar las dependencias del ayuntamiento, Carlos Garaikoetxea fue increpado por grupos de jóvenes que permanecían congregados en la puerta y que no cesaban de corear consignas alusivas a ETA. El lendakari fue acusado de "traidor" y lanzaron monedas de cien pesetas a los coches oficiales del Gobierno vasco.De las manifestaciones que se produjeron ayer en el País Vasco, cabe resaltar que en Rentería, grupos de jóvenes lanzaron piedras contra la Casa del Pueblo. En Eibar, unas 250 personas se manifestaron por el centro de la localidad y profirieron gritos contra el PSOE. Tras romper lunas de bancos, un encapuchado lanzó un cóctel molotov contra la casa del pueblo. En ese momento se encontraban 20 personas en el local del partido socialista y consiguieron apagar el fuego.

En San Sebastián, cientos de personas iniciaron una manifestación en el bulevar y grupos de jóvenes levantaron barricadas en algunas calles de esta capital y también en el barrio de Eguía. La Policía Nacional empleó material antidisturbios.

Los manifestantes incendiaron, en el centro de la ciudad, un autobús de la compañía municipal y volcaron un vehículo en la calle de Easo. También se registraron importantes manifestaciones y actos de protesta en Rentería, Irún, y Pamplona.

Por otra parte, un artefacto de mediana potencia hizo explosión a las once y media de esta noche, en unos almacenes de la firma francesa Prica en el término municipal de Oyarzun. La explosión no ocasionó daños de importancia.

Por último, en el partido disputado en San Mamés, entre el Atletic y la Real Sociedad, ambos equipos lucieron brazaletes negros y, al salir al terreno de juego, lo hicieron con una ikurriña con un crespón negro. Se guardó un minuto de silencio.

HB dio a conocer a última hora de la tarde de ayer que su veto a Euskadiko Ezkerra se extendía también al PSOE a fin de que ninguna de las dos fuerzas políticas participaran en las honras fúnebres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de noviembre de 1984

Más información

  • Herri Batasuna recomienda a los dirigentes del PSOE que no acudan al funeral