Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González reafirma ante el Congreso que el PSOE no ha recibido fondos de la RFA desde que fue legalizado

El presidente del Gobierno, Felipe González, afirmó ayer ante el Congreso: "Ni de la Fundación Ebert, ni del consorcio Flick, ni del Partido Socialdemócrata alemán he recibido ni un marco, ni un duro, ni una peseta, y no me veré obligado a rectificar". El presidente respondía así a las preguntas planteadas, sobre las derivaciones en España del caso Flick, por losdiputados conservadores Jorge Verstrynge y José María Ruiz Gallardón. Verstrynge había manifestado la pasada semana que su partido, Alianza Popular, no había recibido nunca dinero del exterior, y posteriormente rectificó sus afirmaciones tras reconocer el presidente de la organización, Manuel Fraga, las aportaciones enviadas por sus correligionarios de la República Federal de Alemania.

En la sesión de ayer, Verstryrige manifestó que "nadie da dinero por nada, y el dinero Flick es un dinero a cambio". Seguidamente, leyó un recorte de un periódico suizo en el que se relaciona el dinero presuntamente entregado por la fundación alemana Ebert al PSOE con la eventual compra por parte del Ejecutivo español de carros de combate de una empresa alemana, vinculada al consorcio Flick. El caso Flick ha provocado en la RLA las dimisiones del ministro de Economía y del presidente del Bundestag (Parlamento), acusados de aceptar sobornos del consorcio. Las acusaciones relativas al PSOE señalaban que dinero procedente de Flick había llegado a los socialistas españoles.El Pleno del Congreso aprobó tras el debate una proposición no de ley socialista para que se constituya una comisión parlamentaria, que investigue la financiación de los partidos políticos. No prosperó una iniciativa del Grupo Popular que pretendía que el Gobierno informara a la Cámara sobre actos de la Administración pública en los que presuntamente se hayan cometido irregularidades en la adjudicación de obras y servicios.

A la pregunta de Verstryrige sobre en qué medida son ciertas las entregas de dinero del Partido Socialdemócrata alemán (SPD) a Felipe González, éste se reafirmó en que nunca ha recibido dinero y en que no se verá obligado a rectificar. Verstrynge leyó en la réplica un documento del servicio de prensa del SPD en el que Peter Struck -miembro del Parlamento de la República Federal de Alemania (Bundestag) e informador en el subcomité de investigación del caso Flick- menciona el peligro que se corre "si Paefgen, antiguo directivo de la Flick, aclara su participación en círculos de la fundación Ebert y los donativos a la misma por razón de ayuda y utilidad para los estados de España y Portugal para la vuelta a la democracia".

Para Verstrynge no fue convincente la respuesta de González, quien, en un nuevo turno, afirmó que si Struck ha hecho esas declaraciones miente. El presidente del Gobierno leyó entonces una carta del diputado socialdemócrata Hans-Jürgen Wisniewsky, a quien se ha acusado de transportar dinero alemán en una maleta y luego entregársela personalmente al actual presidente del Gobierno. En la carta, el diputado del SPD

desmiente ese hecho, bajo juramento, y se ofrece a las autoridades españolas y a las Cortes para cualquier tipo de investigación. La carta pasó a poder del presidente de la Cámara.

Un recorte de prensa

En la siguiente pregunta, Verstrynge inquirió si González mantenía las mismas afirmaciones respecto de otras entidades extranjeras. El diputado conservador añadió que no puede divertir a nadie, sea socialista o no, que en un asunto de este tipo se mencione al presidente del Gobierno, pero matizó que "nadie da dinero por nada, y el dinero Flick es un dinero a cambio". Verstrynge echó mano de un recorte de un periódico suizo para plantear la sospecha sobre la compra por el Gobierno de carros de combate Leopard, de cuya casa constructora posee el consorcio Flick el 96% de las acciones.

Felipe González replicó que no iba a caer en la provocación. "He sido claro", añadió, "ni de Flick, ni de Flock, lo digo hoy y lo diré dentro de tres años. Aquí se aprobará una comisión para investigación y mi deseo en el caso Flick es llegar hasta las últimas consecuencias, y no seré yo nunca la persona salpicada por este tema".

Ruiz Gallardón quiso saber las razones por las que el presidente del Gobierno ordenó al fiscal general del Estado incoar diligencias sobre el caso Flick. González manifestó que su reacción fue poner en marcha todos los mecanismos de la ley. El diputado popular respondió que le faltaba uno. "Ha podido y ha debido", precisó, "querellarse en Alemania contra aquellos que le han calumniado". Según Ruiz Gallardón, si esto hubiera ocurrido, el señor Struck podría ir incluso a la cárcel.

El presidente declaró que entre las derivaciones de la investigación del fiscal puede figurar la querella contra Struck. González hizo hincapié en que su deseo reside en que la comisión parlamentaria aclare todo el asunto y "se enteren los ciudadanos". E insistió en que en este caso se ha producido una reminiscencia nazi al aplicársele la culpabilidad mientras no se demuestre lo contrario.

A continuación, Felipe González celebró una conferencia de prensa en el Congreso, en la que fue desgranando argumentos sobre su inocencia. Reconoció que se le ha "mordido en la carne" y que hay que dejarse de despropósitos.

El presidente del Gobierno recordó que en ocasiones se han hecho montajes de falsificación de documentos para implicar en escándalos a personas honorables. También manifesto; que existe financiación exterior para la extrema derecha golpista española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de noviembre de 1984

Más información

  • Verstrynge relaciona la presunta ayuda del consorcio Flick con la compra por el Gobierno de material bélico