Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El premio Octubre de ensayo plantea una reflexión heterodoxa, sobre el nacionalismo

"He planteado en mi obra el tema de la nación de una forma heterodoxa". En estos términos se expresaba ayer, una vez acabada la entrega de premios, Joan Francesc Mira. Obtuvo con Crítica de la nación pura, presentada con el seudónimo de Josep Gasset i Ortega, el de ensayo Joan Fuster, dotado con medio millón de pesetas, en la edlición correspondiente a 1984 de los Premios Octubre, de literatura en catalán, que organiza la editorial valenciana Tres i Quatre.

El mallorquín Jaume Santandreu, de 46 años, que cuenta, entre otros, con el Premio Ciutat de Mallorca, consiguió el Andròmina de narrativa, de igual dotación, con su novela Mamilla, encara. El Vicent Andrés Estellés, de poesía, dotado con 100.000 pesetas, fue para el valenciano Joan Vicent Clar por su libro Le sucrier velours, una obra en cata lán con título francés.Tanto Mira como Clar -Santandreu no estaba en Valencia recibieron la escultura de Andreu Alfaro que acompaña los premios durante una cena celebrada en un hotel de la ciudad. Destacadas figuras de la cultura catalana y valenciana acudieron a la cena, donde se dieron cita unas 500 personas, y en el acto de entrega de premios estuvo presente tam bién el alcalde de Córdoba, Julio Anguita. Joan Monleón, Núria Feliu y Ramón Barnils fueron al gunos de los que tuvieron breves intervenciones, junto con el escritor Joan Fuster, que tradicionalmente cierra el acto.

Joan Francesc Mira nació en Valencia -en 1939, es doctor en Filosofia y Letras, catedrático y director del Museo de Etnología de Valencia. Obtuvo el Premio Andròmina en 1974 por su novela Els cucs de seda.

Explicó que Crítica de la nación pura ha utilizado unos pantos de partida poco frecuentes para el análisis del hecho nacional, entre ellos, la antropología social. Señaló que hubo de dejar aparte influencias de estudios y lecturas -sobre el tema, como la politología nacional y el análisis, marxista sobre el hecho nacional. Considera que "históricamente, el fundamento del nacionalismo ha sido cultural, y la política ha venido después". No obstante, "se puede llegar a la construcción de una nación política a partir del Estado y no de la cultura".

El jurado de ensayo tuvo importantes debates hasta decidirse por la obra premiada de entre las ocho presentadas. El problema estribaba en que algunas, de gran calidad, eran más bien trabajos de investigación especializada que verdaderos ensayos.

No ocurrió lo mismo con la narrativa, donde parece: que no hubo dudas importantes, pese a que se destacó el alto nivel de calidad de las obras y se recomendó la publicación de cinco de entre las 21 presentadas. Según destacó Adolf Beltrán en representación del jurado, Mamilla, encara es una especie de ejercicio de introspección' freudiana. El autor manifestó telefónicamente desde Palma de Mallorca que la elaboración de la novela le ha Revado cuatro años.

Por lo que respecta al premio de poesía, recibe título de un movimiento perteneciente a una suite del -compositor e intérprete de jazz Duke Ellington. Según especificó Salvador Jáfer en nombre de¡ jurado, la media de las 41 obras presentadas era "bastante aceptable". Hubo un debate entre inclinarse por la métrica y la experimentación y fue, finalmente, una obra englobada en la segunda categoría la vencedora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de octubre de 1984