_
_
_
_
_

El Instituto Nacional del Libro Español deja de ser autónomo

El Instituto Nacional del Libro Español (INLE), organismo autónomo vinculado al Ministerio de Cultura, perderá su carácter autónomo en 1986, según se establece en la ley de Presupuestos Generales del Estado. Tal decisión termina con la política proteccionista que desde este organismo se ejercía sobre la industria editorial, en opinión del director general del Libro, Jaime Salinas. Rafael Martínes Alés, director del INLE, se considera molesto por una decisión que considera precipitada.Jaime Salinas explica que, más que una desaparición, se trata de una transformación, por la que determinadas funciones que hasta ahora se ejercían desde el INLE pasarán a ser realizadas por los propios editores en colaboración con el Ministerio de Cultura.

A lo largo del próximo año, el INLE proseguirá con sus funciones habituales, para las que cuenta con un presupuesto 643.505.000 pesetas. Durante este tiempo se decidirá cuál debe ser la forma de actuación de este organismo que pierde su carácter autónomo, pero que, hasta el momento, no se contempla su supresión definitiva.

En la práctica, Salinas explica que la pérdida de la autonomía supondrá que el INLE reduzca su participación en sus labores actuales al de mero colaborador en materia de subvenciones. Pone el ejemplo de la revista del INLE, la elaboración del ISBN (catalogación de libros), la organización de ferias o la Escuela de Libreros. Según asegura el director general del Libro, el INLE subvencionará -ya sin la gestión directa de su presupuesto- estas iniciativas, pero no será su organizador.

Rafael Martínez Alés advierte que el futuro del INLE es una incógnita que quedará desvelada cuando se desarrolle el decreto ley correspondiente. "De entrada supone pérdida de gestión directa y supresión del patrimonio propio. Es una nueva etapa provocada por una decisión impuesta por el Ministerio de Hacienda que indica cierto desconocimiento del sector editorial. A mí no se me había comunicado nada relativo a este asunto y, lógicamente, estoy dolido".

"La pérdida de la autonomía, que afecta a alrededor de 140 organismos estatales" termina Salinas, "es una decisión política que, en el caso del INLE, yo suscribo porque me parece muy saludable".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_