Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El músico Enrique Macías, premio de la Joven Orquesta Nacional

Se le considera uno de los compositores más originales de la última década

Tras una larga trayectoria de premios, Enrique X. Macías, compositor de música contemporánea, ha obtenido el Premio de la Joven Orquesta Nacional con su obra Nachtmusik III. Otra composición suya consiguió un accésit en el mismo concurso nacional. Enrique Xerardo Macías, a sus 26 años, está considerado como uno de los compositores españoles más originales de la última década, cuyo trabajo él fundamenta en el autodidactismo y la experimentación.

El Premio de la Joven Orquesta Nacional es un eslabón más dentro de la cadena profesional de Enrique X. Macías, un reconocimiento nacional a quien el pasado año conseguía el Premio Cristóbal Halffter, entre otros de menor renombre, y el inicio del presente nos ofrecía el primer elepé de su total autoría, Entre la noche y la mañana (linterna-música. Ds. Discoplay), desde la incomprensión y la falta de atención que los amplios círculos culturales otorgan al fenómeno de la música contemporánea en España. Nacido en Vigo, Macías tiene en esta ciudad su aposento, desde el que trata de abrir caminos nunca limitados por las fronteras. Dos pendones ondean en su carrera con inusitada constancia, el alarde no disimulado de autodidactismo, fenómeno irritante para aquellos que sitúan en el academicismo el único basamento posible para la creación, y el de la reivindicación constante de ser y vivir como compositor. Esto último le valió en los primeros tiempos, cuando Enrique X. Macías semejaba ser un niño prodigio moviéndose entre las juventudes musicales de Vigo, el apelativo de iluso, que más tarde, ante el renombre y los logros, fue trastocado por el de loco. No obstante, el tesón del joven compositor, su permanente empuje en círculos cada vez más amplios, le han ido proporcionando una pequeña aureola generadora de dos energías opuestas, los detractores feroces e impenitentes y los seguidores y alentadores incondicionales dentro del reducido pero rico mundo cultural de Vigo y de Galicia.

Producto cultural

De alguna manera, Enrique X. Macías es también producto del movimiento cultural generado en esta nacionalidad durante los años setenta; compañero y colaborador del grupo poético Rompente, del que se desgajarían gentes como Antón Reixa, hoy en el grupo posmoderno Os Resentidos, o el poeta Manuel R. Romón, uno de cuyos poemas-Iibro ha sido musicado por Macías, también ha aportado su talento sonoro en espectáculos en los que Antón Patiño o Menchu Lamas, pintores, derramaban el color y la plástica. En audiovisuales del fotógrafo Luis Suárez Canal aparece como compositor de la música y es autor de la banda sonora de una película portuguesa, entre otros trabajos colectivos nacidos en la más importante ciudad industrial de las Rías Bajas, hoy famosa en el mundo de la música moderna, posmoderna y contemporánea. Desde postulados sonoros, Enrique X. Macías trata de contribuir a la realidad de su tiempo y de su entorno, traducirlo en clave de música, elevando a la categoría de pentagrama las vivencias y la entidad del tiempo. En más de una ocasión le hemos escuchado la famosa frase de Gustav Mahler que postula que "la sinfonía debe ser como el mundo, debe abarcarlo todo", y en ello cifra sus pretensiones de compositor, a estas alturas del curso, en plena juventud, ya conocido, aceptado y admirado en importantes círculos musicales españoles y europeos.

Acaba de regresar de una gira por Amsterdam, Turín y Trieste, y ha sido becado en Finlandia, Holanda, Francia, Italia y México, entre otros países; se han ofrecido conciertos monográficos de su obra en Oporto, Palma de Mallorca, Turín y Vigo. Ha estrenado en París, Lisboa... y un largo etcétera. Suele dar conferencias sobre música electroacústica y en el presente año fue director de las Jornadas de esta especialidad celebradas en Cuenca. En la primavera próxima se programará en Holanda otro monográfico sobre sus composiciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de octubre de 1984