El patrón del 'Santa Teresa de Jesús' rechaza viajar a Agadir sin garantías sobre su seguridad

La decisión del patrón del Santa Teresa de Jesús, Juan Bautista Sanz, en contra de lo que había afirmado, de no poner rumbo a Agadir para entregarse a las autoridades de Marruecos hasta que no se le den garantías por escrito de que no será represaliado aleja la solución al conflicto desatado después de que el pesquero desviase, el pasado domingo, su rumbo a Arrecife de Lanzarote con dos militares marroquíes armados a bordo. Éstos habían tratado de dirigirlo al puerto africano, tras sorprenderlos faenando a la altura de punta Stafford.

Más información

La tensión se acrecentó a última hora de ayer, cuando nuevamente el Gobierno ordeno a Juan Bautista Sanz que zarpase rumbo a Agadir y éste no acató la orden. La mediación del embajador de España en Marruecos, Raimundo Bassols -Rabat ha aceptado la versión de que el pesquero se había desviado a Arrecife únicamente para repostar, pues no tenía gasóleo suficiente para llegar a Agadir-, no ha arrojado hasta el rnomento, según fuentes del Santa Teresa de Jesús, ningún resultado positivo.El barco permaneció fondeado todo el día de ayer en el muelle del puerto de Naos, inactivo, con todos sus hombres a bordo. Ocho de los 10 tripulantes, que se negaron el martes a cumplir la primera orden de la Ayundantía de Marina de dirigirse a Marruecos, tienen previsto salir hoy por vía aérea con destino a Alicante. Se da la circunstancia de que este pesquero fue apresado hace cuatro años por una patrullera marroquí y desviado al puerto de Tarfalla, donde permaneció cinco días a la espera de demostrar documentalmente la legalidad de la pesca que estaba realizando,tras lo cual fue puesto en libertad.

En esta ocasión, según fuentes de la Comandancia de Marina de Canarias, el pesquero no tenía la licencia renovada, aunque sí en tramitación. Mientras tanto, el oficial y el soldado marroquí permanecen en una residencia de oficiales de Lanzarote con entera libertad de movimientos.

Fuentes de la Comandancia de Marina de Canarias señalaron que no tenían ningún comentario que hacer a la nueva actitud del capitán del barco, quien, tras la negativa de sus hombres a arriar cabos y hacerse a la mar, había mantenido hasta la mañana de ayer que estaba dispuesto a acudir con su barco a Agadir, siempre que encontrase nuevos tripulantes. Hasta la noche de ayer no había conseguido ninguno dispuesto a acompañarle, salvo el actual maquinista, Vicente Terol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de septiembre de 1984.

Lo más visto en...

Top 50