El fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Gerona ordena la apertura de una investigación sobre 'el asunto Dalí'

El pintor será intervenido quirúrgicamente esta mañana, tras haber dado su autorización

El fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Gerona, Francisco Martínez, ha ordenado una investigación relacionada "con todo el asunto Dalí", según el fiscal Antonio del Hoyo, que ayer atendió a los medios de comunicación en ausencia de su superior. Del Hoyo declaró que "esta fiscalía conoce y participa" en las diligencias instruidas por el juzgado de La Bisbal como consecuencia del incendio en el dormitorio del pintor en el castillo de Púbol. Dalí recibió ayer la visita del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, que pidió "un gran respeto y cierto silencio para el artista" en estos momentos.

Más información
Una herencia de 4.000 millones

Del Hoyo indicó que la actuación de la fiscalía responde a lo que dispone el artículo primero del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal. Esta norma dice que "el ministerio fiscal tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la ley, de oficio o a petición de los interesados...". En este caso, la acción del fiscal se ha producido de oficio a la vista de la polémica generada estos últimos días sobre supuestas irregularidades en la gestión de los bienes y obra de Dalí aparecidas en los medios de comunicación, tras el accidente del artista. En algún medio se ha hablado de transferencias a cuentas bancarias en Suiza de importantes cantidades de dinero, de escaso control sobre el patrimonio artístico de Dalí, etcétera. El abogado del pintor, Miguel Doménech, contrató anteayer a "un ilustre jurista" catalán para, según manifestó a este diario, no tanto defender la imagen del equipo colaborador del pintor como la propia imagen de Dalí.El fiscal no quiso precisar cuáles son las diligencias que se ha ordenado practicar ni tampoco qué supuestos pretende esclarecer la investigación manifestando no estar autorizado para ello. El fiscal jefe, Francisco Martínez, no se encontraba ayer en Gerona. Funcionarios de la fiscalía explicaron la ausencia de Martínez señalando que había viajado a otra ciudad por cuestiones familiares y que no estará de vuelta a su despacho hasta el próximo miércoles.

El fiscal Del Hoyo se refirió también a la actuación del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de La Bisbal, cuyo titular es el juez José Isidro Rey, subrayando que la instrucción de un atestado "es un hecho normal". Fuentes de ese juzgado confirmaron ayer que para hoy, viernes, a las diez de la mañana han sido citadas por el juez de La Bisbal, con objeto de tomarles declaración, todas las personas que se encontraban en el castillo de Púbol en el momento de producirse el incendio. Estas personas son Robert Descharnes, las enfermeras que cuidaban al artista, y el guardia civil que se encontraba de servicio en el castillo. Esta iniciativa, distinta a la de la Fiscalía gerundense, es un trámite habitual cuando acontece un siniestro con lesiones.

Todas las fuentes consultadas por este diario coinciden en señalar que el incendio tuvo su origen en un cortocircuito que se habría producido en la instalación del timbre del que se servía Dalí para llamar a las personas que le atendían. Antoni Güell, jefe del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios admitió; esta hipótesis como la más factible. Según Güell, el cable del timbre tenía una longitud suficiente como para poder ser introducido entre las sábanas. El timbre se accionaba a través de una clásica pera. Fuentes solventes han explicado que el uso muy frecuente del timbre que hacía el pintor obligaba a una frecuente renovación de este aparato. También han indicado que la pequeña chispa que producen habitualmente las peras al ser accionadas ejercía una especial atracción en Dalí que, en la oscuridad de su habitación, solía observarlas.

Las fuentes informantes han explicado el hecho de que el incendio no fuera advertido en el instante mismo de producirse: diciendo que los miembros del servicio y las enfermeras permanecían habitualmente en la cocina del castillo de Púbol, que se encuentra a una distancia considerable de la habitación del pintor. Antoni Güell dijo que los obstáculos que impidieron a las llamas alcanzar otras dependencias del edificio, podrían haber dificultado la salida del humo y, con ello, demorado el descubrimiento del siniestro.

Autorización notarial

Salvador Dalí será operado hoy, a las, ocho de la mañana, en la clínica del Pilar de Barcelona, después de haber aceptado, ayer por la mañana, ante notario, la propuesta de intervención quirúrgica realizada por los médicos que le cuidan en estos días. Los doctores Benedito y Mir serán los responsables de esta operación que, según indicaron en su última conferencia de prensa, reviste una alto riesgo aunque es la única salida posible para salvar la vida del artista. La operación consistirá básicamente en el recubrimiento de las zonas necróticas, afectadas por las quemaduras. Habitualmente, este recubrimiento se realiza con injertos de la propia piel del paciente.Dalí aceptó ser operado ayer por la mañana. El miércoles por la noche, los médicos anunciaron la conveniencia de la intervención, pero supeditaron su realización al permiso del pintor. Por la noche del mismo miércoles, Miguel Doménech obtuvo la autorización de la hermana y otros familiares.

Ayer por la mañana, el notario Lorenzo Valverde entró en la habitación de Dalí. El periodista de Radio Nacional de España, Antoni Serra, lo acompañó y grabó el breve diálogo. A la pregunta de si aceptaba ser operado, el pintor contestó con un débil "Sí". Esta grabación de 20 segundos fue emitida ayer por Radio Nacional. Existe una grabación previa, de poca calidad, en la que los doctores conversan con el pintor para convencerle de la conveniencia de la operación.

La clínica del Pilar no es un centro especializado en quemaduras. Sobre el acierto en la elección del centro, el doctor García Sanmiguel, que en su calidad de internista (perteneciente al hospital Clínico de Barcelona) ha asistido a Dalí, ha observado a este diario que lo más lógico sería pensar que los dos cirujanos citados no iban a jugarse su reputación operando a un enfermo tan eminente en condiciones que no fueran las idóneas.

A lo largo del día de ayer, diversas personalidades acudieron a la clínica. Entre ellas, cabe destacar la presencia del presidente de la Generalitat, Jordí Pujol, y del alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall. Jordi Pujol, que habló brevemente con Dalí explicó, a la salida, que el pintor le había manifestado su deseo de regresar a Torre Galatea. Más tarde, en unas declaraciones a Radio Nacional, Pujol dijo que "sería bueno que en el momento en que un hombre se debate entre la vida y la muerte, tuviésemos un gran respeto y un cierto silencio". "Si se han de discutir cosas en torno a su obra, al futuro de su obra, ya lo discutiremos más adelante", añadió.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS