Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Éxito de público de "Las troyanas" en el festival de teatro de Mérida

Las troyanas, tercera de las obras que se representan en el Festival de Teatro Clásico de Mérida, muy bien pudiera convertirse, en opinión de los críticos, en el gran éxito de público de esta edición. Su espectacular puesta en escena y la interpretación de sus actores conectó perfectamente con los 1300 espectadores que acudieron al estreno. Manuel Canseco, director, se ha basado para Las troyanas es dos obras de Eurípides y una de Séneca.

Mezclando estas tres tragedias, Manuel Canseco, adaptador y director de la obra, elabora una nueva en la que la principal intención, según sus propias palabras, es hacer un canto a la paz.El argumento de Las troyanas parte de la finalización de la guerra que enfrentó a Troya y Grecia después de que París raptara a Helena. Tras 10 años de enfrentamientos continuos, los griegos utilizan el famoso caballo y consiguen vencer a los troyanos. El escenario del teatro romano se ha decorado especialmente para dar esta impresión de caos. Damián Galán, el escenógrafo, ha utilizado material actual cedido por el Ejército español. Según ha manifestado, "no porque encontrar material de la época me fuera a resultar difícil, sino porque la obra pretende mostrar la intemporalidad de la guerra".

Manuel Canseco repite que el conflicto que aparece reflejado en su obra podría ser perfectamente, cambiando ligeramente los diálogos, el que actualmente mantienen iraníes e iraquíes. Él ha tratado de relatar con toda esta mezcla el drama permanente de cualquier enfrentamiento bélico y la sed de venganza, que se mantiene viva mucho tiempo después de que la guerra termine.

Las troyanas es un coro de 13 mujeres que aguardan en la playa que sus nuevos amos, los griegos, vengan a por ellas para trasladarlas lejos de su país, donde serán sometidas como esclavas. Las mujeres aparecen en escena prácticamente peladas al cero, como si estuvieran en un campo de concentración, y Julia Trujillo (Hecua), la reina de Troya, es la que canaliza toda la tragedia de odio, venganza y muerte.

Pasillo-escenario

Luis Ángel Ruiz de Gopegui crítico del periódico Hoy, ha calificado de muy inteligente la acotación del espacio escénico, problema éste que preocupa enormemente a los seguidores del Festival de Teatro de Mérida por las especiales características del escenario. "La acción", dice Gopegui, "se desarrolla por todo el pasillo-escenario (trabajo dificilísimo y complejo), utilizándose de forma efectista otras partes del teatro romano, como las caveas altas, al estilo de años anteriores, y de montajes muy aplaudidos en el festival".Según el director, esta utilización obedece a una necesidad, ya que en el primer caso se trata de la aparición de un fantasma, hecho que de ninguna manera puede tener lugar en el escenario, y en el segundo se representa el sacrificio de Polixena, que, según la estética de los clásicos, tampoco puede desarrollarse en el lugar de la acción principal.

José Monleón, director del festival, se encuentra hasta ahora muy satisfecho de la forma en que va desarrollándose esta edición, primera de las que se organizan enteramente desde la comunidad autónoma. Para Monleón, el hecho de que Las troyanas se conviertan en un éxito, ya que responde perfectamente a los gustos del espectador, no quiere decir que todo lo que se haga en Mérida tenga que ser así: "Hay que atreverse", dice Monleón, "a traer cosas minoritarias, y alternar todo tipo de espectáculos si queremos que el festival sea de auténtica categoría".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de julio de 1984