Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falleció el novelista Tomás Salvador, autor de 'Cuerda de presos'

El escritor Tomás Salvador falleció ayer en una clínica barcelonesa a los 63 años de edad, víctima de una enfermedad pancreática que provocó su hospitalización hace 20 días. Entre otros premios, el escritor había obtenido el Premio Nacional de Literatura Miguel de Cervantes, en 1954, por Cuerda de presos, obra con la que obtuvo también el Premio Ciudad de Barcelona. A su muerte deja escrita una obra sobre José María el Tempranillo.

MÁS INFORMACIÓN

Tomás Salvador había nacido en 1921 en Villada (Palencia), población que le había dedicado una calle. Al acabar la guerra se alistó voluntario en la División Azul y a su regreso a España, ingresó en la Dirección General de Seguridad. "Eso le dio fama de hombre del régimen", afirma el escritor Francisco Candel, "pero no lo era en absoluto. Al contrario, era más bien liberal e intentó abrir vías de convivencia. En algunas ocasiones intercedió por otros escritores amenazados por la policía, por mi mismo, asegurando que no se trataba de comunistas sino de católicos progresistas".

Obras y premios

Salvador era autor de medio centenar de obras, fundamentalmente de narrativa. Entre ellas destacan la que obtuvo el Premio Nacional de Literatura y El atentado, galardonada en 1960 con el Planeta. En 1965 inició una serie, compuesta por varias novelas y libros de cuentos, con un personaje llamado Manolo. La primera de estas obras se titulaba Les presento a Manolo. La última, aparecida en 1972, Manolo el filósofo. En los últimos años había publicado dos obras: El arzobispo pirata (1982) y Las compañías blancas (1984), ambas de carácter histórico. A su muerte deja una biografía novelada de José María el Tempranillo.

Como escritor conoció su momento máximo de esplendor entre 1958 y 1965, coincidiendo con el relativo esplendor de la novela realista. En 1952 quedó finalista del Premio Nadal con Historias de Valcanillo, publicada en ese mismo año junto con Garipompo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de junio de 1984