Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones al Parlamento Europeo

La extrema derecha irrumpe en Francia

La espectacular emergencia de la extrema derecha, con un porcentaje que alcanza el 10.5%, constituye la gran sorpresa ofrecida por las elecciones celebradas ayer en Francia para el Parlameno europeo. A su vez, la izquierda gobernante desciende -especialmente el partido comunista (11%)-, la oposición conservadora liberal se mantiene, y las pequeñas listas podría decirse que han perdido el tiempo, porque ninguna de ellas da la impresión de que pueda imponerse.El voto, en este país, más que en ningún otro de la Comunidad posiblemente (con la excepción de Grecia), ha sido dirigido contra el Gobierno del presidente, François Mitterrand, más que en función de determinantes europeas.

Nunca, desde que terminó la segunda Guerra Mundial, en 1945, la extrema derecha había alcanzado los niveles que, desde ayer, le confieren una implantación nacional en Francia. El artífice y símbolo de la victoria se llama Jean Marie Le Pen, que es el líder del Frente Nacional (FN), el partido que, desde que llegó la izquierda al poder, en 1981, ya había hecho algunos pinitos en elecciones parciales, y que ahora aparenta consolidarse en todo el país.

En los próximos días se conocerán el origen y la naturaleza del voto del FN, pero ya es posible adelantar que, sobre todo, Le Pen ha aglutinado el descontento contra el Gobierno, o más concretamente contra los excesos o errores que cometió la Administración socialista en su primera etapa, y que han irritado para siempre a no pocos franceses. Durante los últimos días de la campaña no era difícil encontrar votantes decididos a votar a Le Pen "porque ya estamos hartos de Mitterrand y es conveniente que lo sepa", y "porque no se trata de un voto interior que pueda influir en las estructuras del poder". No sería imposible, en consecuencia, que el renacimiento de la extrema derecha en Francia fuese una primavera que podría durar hasta la próxima y posiblemente histórica consulta nacional que serán los comicios legislativos de 1986.

Ese carácter de voto sanción contra el Gobierno lo atestiguan también los demás resultados. Todos los partidos de la oposición, juntos, suman una mayoría de franceses y, consecuentemente, los dos partidos del Gobierno, el socialista y el comunista, se convierten en minoritarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de junio de 1984