El "día D", 40 años después

Resquemor en la RFA

El canciller de la República Federal de Alemania, el democristiano Helmut Kohl (CDU), declaró, en una conversación con periodistas, que no fue invitado a la celebración del 40º aniversario del desembarco de Normandía, pero aunque le hubiesen invitado, él no habría asistido. Las declaraciones oficiales tratan de quitar importancia a la ausencia de la RFA al lado de sus aliados, los vencedores de la segunda guerra mundial, pero algunos políticos, y sobre todo la Prensa, reflejan el resquemor por la no invitación a los actos del día D.El aniversario ha provocado una avalancha de programas televisivos, seriales de relatos en los periódicos y ríos de tinta de los comentaristas.

Entre los entrevistados se halla Manfred Rommel, el hijo del mariscal, que hoy día tiene 55 años -más que su padre cuando se suicidó por orden de Hitler-, es alcalde de Stuttgart y hombre que siempre ha dado muestras de coraje cívico y sentido democrático.

Más información
Recuerdos de chicle en Francia
Indignación de Moscú
Reagan afirma en Normandía que desea la reconciliación con la Union Soviética para reducir los riesgos de guerra

Rommel dice que el día D fue una gran victoria de los aliados, "y me parece justo que ellos celebren esa fiesta el 6 de junio. Considero correcto que los alemanes no seamos invitados, porque no hubiera sido adecuada nuestra presencia en la celebración de esa victoria militar".

Las palabras de Rommel difieren de la tónica de algunos comentarios, sobre todo de la Prensa de provincias, que refleja titulares como Festejo anacrónico, Los alemanes, indeseados en Normandía.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS