Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yasir Arafat anuncia que los países 'no alineados' preparan una mediación en la guerra del Golfo

El líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasir Arafat, anunció ayer en Belgrado que el Movimiento de Países no Alineados prepara una iniciativa de paz para poner fin a la "peligrosa escalada" del conflicto del Golfo Pérsico. Entretanto, las autoridades saudíes tratan de minimizar la trascendencia del combate aéreo registrado el martes en el cielo saudí, que se saldó con el abatimiento de dos cazabombarderos Phantom F-4 iraníes. De su lado, el subsecretario de Estado norteamericano manifestó- que el deseo de paz de Estados Unidos y sus aliados en el Golfo no es fruto de la debilidad. Arafat, que anunció la inciativa durante una visita de 24 horas a la capital de Yugoeslavia, no quiso revelar detalles: "No quiero decir nada mientras el proyecto se halle en estudio", afirmó. No obstante, explicó que en los próximos días se entrevistará con la presidenta de los no alienados, la primera ministra de la India, Indira Gandhi, para estudiar la cuestión.

El papel de Arabia

El líder palestino indicó que la peligrosa escalada de la guerra ha empujado a tomar esta iniciativa a los no alineados, movimiento al que pertenecen tanto la OLP y Yugoeslavia como Irán e Irak, los dos países directamente contendientes en el conflicto del golfo.

Los periódicos saudíes se limitaban ayer a recoger la primera versión del Ministerio de Defensa, según la cual, "un objetivo aéreo no identificado" había sido derribado tras haberse negado a seguir los avisos de los aviones saudíes. La Prensa hacía hincapié en el papel de mediador y pacificador del reino wahabita en la región, informa Reuter desde Riad.

El principal rotativo de Jeda, Okaz Daily, por ejemplo, editorializaba ayer: "El que en el reino busquemos la paz no nos impide ejercer el derecho a repeler una agresión ( ... ), pero, a pesar de ello, Arabia Saudí se ratifica en su política, basada en el respeto a la vecindad y en el trabajo por la paz".

En Riad no había reacción oficial a las informaciones complementarias de Washington según las cuales el incidente estuvo a punto de adquirir mucho mayores dimensiones y los aparatos saudíes habían recibido ayuda técnica norteamericana. Washington informó el mismo martes que la violación del espacio aéreo por los iraníes fue advertida por los aviones espía AWACS norteamericanos que controlan la zona, como también fueron norteamericanos los aviones nodriza que abastecieron a los cazas F- 15S saudíes en la operación.

En medios diplomáticos se considera que el mutismo del Gobierno saudí puede deberse al deseo de no manifestar una excesiva dependencia de Estados Unidos, señala France Presse desde Manama. Los mismos medios creen que lo que Riad ha pretendido con esta acción es fijar los límites más allá de los cuales se siente en la obligación de intervenir.

El embajador saudí en Estados Unidos, príncipe Banadr Ben Sultan, ha resumido bien esta impresión al manifestar que, aun siendo "rechazable" que su país "se haya visto implicado en el conflicto", ha de quedar claro que los saudíes "están decididos a defender" su territorio, pues "no hay que confundir la moderación con la aprobación".

Esta idea coincide con la expresada en Washington por el subsecretario de Estado, Michael Armacost, según el cual, "Irán debe entender que los deseos nuestros, de nuestros alidos y de los Estados de la región de que haya una solución pacífica no son una reacción nacida de la debilidad". Las manifestaciones de Armacost, realizadas ante un subcomité del Senado para operaciones en el exterior, no hicieron sino incrementar el sentimiento del Congreso sobre un implicación norteamericana en el conflicto, indica Reuter.

En el campo diplomático destacó ayer la entrevista que mantuvieron en Moscú el ministro de Asuntos Exteriores soviético, Andrei Grorniko, y un alto funcionario del Ministerio de Exteriores iraní, Sayed Sadr. Es el primer encuentro de tan alto nivel entre ambos países desde hace dos años. Sadr entregó a Gromiko un mensa e del jefe de la diplomacia iraní, Alí Akbar Velayati, cuyo contenido no ha sido revelado, informa Reuter desde Moscú.

Las ciudades iraquíes de Mandali, Janaquin, Zurbatiyeh y Basora fueron bombardeadas por la artillería iraní, que causó 3 muertos, según fuentes de Bagdad. Irak causó 400 muertos el martes en el bombardeo de la ciudad iraní de Baneh.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de junio de 1984

Más información

  • Riad minimiza la trascendencia de su implicación bélica