Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos trabajos recientes analizan las tendencias de la arquitectura de los setenta

Los libros Arquitectura española contemporánea, de los arquitectos Eduard Bru y Josep Lluís Mateo, y La casa unifamiliar, del también arquitecto David Mackay fueron presentados esta semana en Barcelona. La primera de estas dos obras describe y analiza 30 de los más respresentativos proyectos arquitectónicos realizados en España durante los años setenta desde un punto de vista de la obra hecha y de la aproximación de arquitecto a la misma. En el segundo libro, David Mackay toma la vivienda unifamiliar como clave para definir algunos rasgos de la cultura y las formas de vida actuales.

Arquitectura española contemporánea y La Casa unifamiliar -subtitulado últimas tendencias de una arquitectura de transición fueron presentados el pasado martes en la sede barcelonesa de Editorial Gustavo Gili, que los ha publicado. La presentación -en la que tomaron parte los tres autores- estuvo a cargo del editor Gustavo Gili y del arquitecto Ignasi de Solà-Morales.En su introducción a las obras, de Solà-Morales dijo que "estos libros son un panorama de arquitectura hecha, arquitectura realizada, construida. Esto es un hecho determinante en la arquitectura de los años 80, pero el clima arquitectónico de los setenta era mucho más experimental, con un radicalismo vinculado a otros experimentos en las artes plásticas. De hecho, una parte importante de la arquitectura más espectacular y aparente de los años setenta no llegó a construirse".

Para el arquitecto de Solá-Morales, "estos dos libros representan una información ponderada y sabiamente administrada, pese a que no intentan establecer grandes tesis teóricas. Pero lo útil en arquitectura es la confrontación, la comparación, y ambos libros son muy ilustrativos en este sentido; ambos dan una información condensada, filtrada y seleccionada con una buena dosis de eclecticismo".

Arquitectos jóvenes

Los autores de Arquitectura española contemporánea, Eduard Bru y Josep Lluís Mateo, son dos jóvenes arquitectos barceloneses. Ambos son profesores de Proyectos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona y fueron miembros del consejo directivo de la revista Jano-Arquitectura. Actualmente, Josep Lluís Mateo dirige la revista del Colegio de Arquitectos de Catalunya, Quadems d'Arquitectura i Urbanisme y Eduard Bru forma parte del Consejo de Redacción de la misma.El libro de Bru y Mateo es -según una opinión recogida de un buen número de arquitectos barceloneses- una selección extraordinariamente ecléctica de 30 edificios representativos de las distintas tendencias arquitectónicas españolas en los setenta. Según los autores, estos edificios son aclaratorios acerca del contexto cultural y social en que se desarrollaba la labor arquitectónica durante la pasada década, caracterizada por la experimentación, la polémica y la revisión de pautas estéticas. Una de las principales dificultades de la obra parece haber sido el establecimiento de una estructura interpretativa general para las obras, al tiempo que se ofrecía una descripción y un análisis detallado de cada una de ellas.

David Mackay, autor de La casa unifamiliar (últimas tendencias de una arquitectura de transición) trabaja en Barcelona desde hace casi 25 años y es socio de los arquitectos Oriol Bohigas y Josep Martorell, con quienes comparte un gabinete profesional de actividad multifacética y ganador de numerosos premios.

El aspecto de arquitectura de transición que según Mackay tiene la casa unifamiliar moderna se refiere a que en los últimos años se ha afianzado cada vez más el concepto de intimidad en el diseño de viviendas, mientras que la tradición arquitectónica dominante en este siglo ha hecho un mayor hincapié en sus aspectos sociales. En el libro, David Mackay adopta un punto de vista tan ecléctico como sus colegas, aunque intenta una aproximación más globalizada y preocupada en gran medida por los aspectos culturales de la creación arquitectónica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de junio de 1984